jueves, 30 de septiembre de 2010

MIS POEMAS : LO SABEN




Esos muros lo saben.
Lo saben los barrotes
oxidados de llanto.
Lo sabe esa exótica planta
que escapa sus flores
hacia el sol.

Lo sabe el sol
que corta sus alas,
sobre los cristales.
Lo sabe el corazón del viento.

Pero callan los muros,
los barrotes,
las flores,
el sol,
el corazón del viento:

No tienen palabra.

Saben
que detrás de esos muros
se tortura.
Que las porras eléctricas
golpean,
hasta romper, a veces,
el hilo de la vida...

Pero callan: no tienen voz.

Escucha...
el grito de los muertos.
El asombro del viento.
El horror de la flor...

Escucha.

jueves, 23 de septiembre de 2010

TANKAS : OTOÑO, LLUVIA, AMOR...




Hace auto-stop
el otoño impaciente,
por los caminos.
Y el sol en las terrazas,
negándose a marchar.

************

Eternidad
en los acantilados.
Mar en las manos...
Hay hojas en el viento
con mensajes de amor.

************

Mil asteroides
destellan en tus ojos
cuando me miras.
Y el otoño sonríe,
colgado del ombú.

************

Llueve lentito,
sin más ni más. Con ritmo
sobre el asfalto.
Mansamente, quedito,
igual que si rezara...



lunes, 20 de septiembre de 2010

RELATO DEL MES : AQUEL VIEJO CAFÉ...




Ya sé. Ya sé que no es lo que era, pero aún así, me gustaría entrar allí. Visitar ese viejo café de los años veinte... Quedarme un rato. Me sentaría en un rincón, junto a un ventanal. Me quedaría muy quieta, con las piernas cruzadas, haciéndome la ocupada... Ordenaría mi carpeta de arriba a abajo mientras observaba y hasta me fumaría algún que otro cigarrillo.
Pedir una copa de algo suavecito y esperar a ver. Recorrer con la vista todos los rincones, los reservados, el lugar destinado a la orquesta... Escudriñar los antiguos sofás, los cuadros, los dorados cortinajes... Allí todo debe oler a viejas historias, sin duda, historias románticas. Y a mí me encanta fantasear...

Ir todos los días a pasar un rato. Estaría sentada siempre en el mismo sitio, hasta llegar a formar parte del paisaje.
Hundiría los dedos en los pliegues del sofá y con disimulo, tentaría bajo el mármol de la mesa por si alguien, mucho tiempo atrás, quiso esconder algún secreto: una nota apresurada, una cita, una carta leída a hurtadillas, un breve poema de amor... Algo que me hiciese imaginar...

Y es que me encanta unir la realidad con la fantasía. Cerrar los ojos y sentirme en otra época, en otro tiempo que imagino más auténtico; ser parte de otra gente diferente...
Y respirar aquel ambiente cargado, el humo, el wiski, el calor o el frío o la melancolía. Sentir que detrás de las risas, también habría sufrimientos, reales, pasiones reales. Frustraciones, engaños, olvidos. Vida en su estado más real.

Sé que no es lo que era. Pero me gusta fantasear... Qué le voy a hacer...
Inventar una historia para mí: " Quiero que tenga la mirada profunda. Los ojos claros, llenos de ternura. algo despistado. Quizás, un poco perdido... Vestirá de manera informal. camisa abierta, sin corbata. Será amable y sensible. Y me dirá de un vistazo, que me estaba esperando"...

Y es que la vida, la actual, no me gusta. Se pasa de la fantasía. Y voy descubriendo la falsedad, el interés, la vulgaridad, la hipocresía. Lo poco que queda de romántico y de imaginativo.

Por eso, aunque sé que no es lo que era, me gustaría visitar ese viejo café. Rescatar de la grieta de un zócalo o del pliegue de un sofá, algún mensaje perdido intencionadamente, que me haga imaginar. Soñar. Fantasear... De verdad. Me muero de ganas.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

MIS POEMAS : LA SONRISA DE MI MADRE




Siempre vuelvo, obsesiva,
a ese rincón de la memoria.

Veo un bosque.
Siento olor a resina
y a tomillo.
Líricas amapolas en el trigo.
Un manantial.

Aguiluchos
sobrevuelan las rocas,
en círculos concéntricos,
altísimos...

Golondrinas, notas negras,
en pentagrama interminable.

Escucho el tintineo de un rebaño:
Acrobacias
de corderillos nuevos.
El ladrido de un perro.
El primitivo silbo de un pastor.

Ritmo sobre la hierba
bajo abedules musicales.

Respiro inmensidad.

Y veo la sonrisa de mi madre,
bajo el ala dorada del sombrero.

jueves, 2 de septiembre de 2010

TANKA(S) PARA SETIEMBRE




Era la huella
de tus pies en la arena.
Eran poemas.
Era, a la tardecita,
citarnos en un bar.


**********


Soles errantes
como sueños con alas
en nuestro cielo.
Una alondra se asoma
al borde de tus besos.


**********


Un bar bohemio.
Una mesa en penumbra.
Un bandoneón.
Afuera cae la lluvia.
Tu amor a sorbos lentos...


**********


Y tu impaciencia,
desemboca en el mar
enamorada...
Son tardes de setiembre.
Cálidas. Casi mágicas.


**********


Bajo el paraguas
nos retiene juntitos,
la lluvia en polvo.
Me pongo de puntillas
para besar tus labios.