martes, 30 de abril de 2013

Relato : En un lugar de la infancia.


                              **  Segunda parte.

En la casa de piedra con balcones de hierro,  vivíamos mamá, la pequeña Nena y yo: Pablo, el hermano cuatro años mayor.  Y el patio de piedras azules, la fuente, el prado y la pequeña estación, eran los principales escenarios de mis aventuras.

Frente a la casa, había un edificio de una planta, con una sola puerta de madera maciza. Un ventanuco, con gruesos barrotes de hierro, se abría en la misma puerta. Era la cárcel del pueblo, origen de muchos de mis fantasmas y miedos infantiles. Colgándonos de los barrotes, mis amigos y yo escudriñábamos el oscuro interior donde borrosamente podíamos percibir un camastro con un colchón, que hacía paja por todas partes y un tosco banco de madera. En algunas ocasiones, descubríamos algún hombre tirado en el camastro  y entonces, nos invadía un miedo irrefrenable y corríamos  para alejarnos de allí.

Aquel verano iba de prisa. Eran días pintados de colores brillantes. Eran baños en el arroyo, caza de ranas en los charcos, la trilla en las eras al atardecer. Eran noches de luna curiosa sobre nuestros juegos junto a la fuente, en nuestras charlas en los bancos de la estación.

De pronto un día todo cambió en el pueblo.  Se hablaba de guerra y la tragedia fue transformando una existencia que hasta entonces había sido apacible y alegre.
Camisas azules, correajes brillantes y botas militares, se hicieron escena habitual en las calles.  Rondaba el miedo, Un miedo que como un fantasma, se paseaba al anochecer sobre las casas de piedra, sobre las calles de barro.

La gente  se olvidó de cantar y de reír y nosotros de jugar y de divertirnos.  Nos dimos cuenta, sorprendidos, de que nuestra época feliz y de colores, se había interrumpido bruscamente.  Nos prohibían alejarnos del grupo de casas, no podíamos ir al campo ni al arroyo.  Acurrucados en los bancos de la estación, veíamos pasar trenes  con vagones y vagones cargados de armas y de soldados que nos saludaban con caras de niños asustados.  En el patio de la escuela, nos  amontonábamos para hablar en voz baja de aviones, cañones y tanques.  Y de los padres y hermanos que se llevaban para el frente.

Al anochecer, las calles quedaban desiertas.  Tras el balcón, yo jugaba con mi hermana a ordenar mis chapas y canicas y miraba la puerta de la cárcel, que ahora me atraía y aterrorizaba aún mas. Y veía a hombres armados que encerraban a gente del pueblo o a forasteros que parecían  muñecos de rostros blancos.

Mamá estaba muy triste.  Nos abrazaba, nos miraba en silencio y suspiraba.  En la merienda, el pan y el queso se repartía como un ritual, en lonchas casi transparentes. Pero mamá... Y ella volvía los ojos llenos de lágrimas.


Aquella noche, unos hombres uniformados se llevaron a Miguel.  Miguel era el joven médico  que teníamos en casa como huesped.  Era como  familia y sobre todo  la pequeña Nena, lo adoraba.
Recuerdo el día que llegó.  Lo esperábamos en la estación y cuando bajó del tren, quedamos asombrados, porque Miguel era muy, muy alto y allí, parado en el andén nos pareció un gigante de cuento. Se rió ante nuestro asombro, y levantó a mi boquiabierta hermana hasta su cara para darle un beso. Resultó encantador y de inmediato se creó entre nosotros una corriente afectiva, que mas tarde ni la muerte lograría romper.

Pero, por qué se lo llevan?... preguntó  angustiada mi madre.
Tranquila, no pasará nada, ya verás, sonrió  Miguel.
Fue la última vez que lo vimos sonreír.  Quizá fue aquella su última sonrisa.

Esa noche, espié durante mucho tiempo la puerta de la cárcel tras las cortinas del balcón. Y de pronto lo vi, conducido por dos hombres armados.  A la luz de la farola, pude descubrir su cara pálida , y como agachaba la cabeza y doblaba la espalda para poder entrar en el calabozo.
Corrí a decírselo a mi madre. Ella no durmió en toda la noche. Y yo muy poco. Entre sueños, la veía de pie, junto al balcón, con los ojos fijos en la puerta de la cárcel.  Al amanecer vio como lo sacaban junto a otros hombres y los empujaban dentro de un coche cerrado que se perdió en la penumbra... Luego supimos que al llegar al bosque, los habían fusilado sin mas, y enterrado en una fosa común entre los árboles.

En tanto otoño discurría lento y triste.  Y mi hermanita esperaba día tras día, que Miguel regresara.
Verdad que volverá cuando tenga hambre?
Y cada tarde me arrastraba de la mano hasta la estación,  para esperar el tren de las seis.
Vendrá hoy?... Di, Pablo, vendrá?...
Ya no volverá, pequeña. Miguel está muerto.
Pero ella no se convencía. Y recorría con los ojos cada vagón, apretando en su mano el bocadillo, que solamente comía al regreso, cuando ya había comprobado que Miguel aún no debía tener hambre...

Y yo, que me sentía muy triste y muy mayor, buscaba la manera de explicarle que nuestro amigo no podía volver nunca. Y de hacerle comprender a mi modo, lo que significaba  estar muerto.
Creo que tardé bastante tiempo en conseguirlo.

                                                ** fin

domingo, 21 de abril de 2013

Un poema de Ramón Iruretagoiena : Versos a una Aloña fascinante




 ***** Desde el Centro de Psiquiatría de Donosti, Ramón  me pide si quiero publicar su poema.  Con mucho gusto, Ramón.


Surgiste como unos ojos
que vieron el azul del mar
confundiendo el horizonte
indefinido para ti.

-No distinguir
el cielo de las aguas,
no te hacía culpable.
Eran solo alteraciones perspectivas
de niña adulta, de joven prematura -

Perdiste la noción del tiempo
y el espacio te engañó.
eran conceptos mayores de mayores.

Vas diciendo a todos
a ti misma incluso
con gritos sordos,
mirada azul extravíada
(deslabazados ademanes)
que buscas la esperanza del mañana.

Explota de una vez, Aloña!

Asesina el silencio
con alaridos sin crueldad.
Recorre los caminos del saber
y sabrás también que la cumbre de un monte
visto desde una estrella
es una sima.
Escucha tu voz
en el discurrir del ser y el no ser
y cuando atravieses las repletas calles
cruzándote con hombres o quizás no tan hombres,
recuerda que están en el incierto camino
hacia la duda, hacia la nada.

Despierta Aloña, despierta!

Deja ya tu cómodo hogar de refugios infantiles,
toma todas tus fantasías
dulcemente, firmemente entre tus manos
y con ellas, sin miedo, decidida
acércalas provocativa,
hacia tus pechos, tus tripas, tu vientre núbil
y siente por fin, lo que el resto de la gente siente.

Despierta Aloña, despierta!

Solo tú puedes medir tus sentidos
amorrándote firme, ferozmente, a tus sentimientos.
No dejes que nadie te suplante en este trance,
que nadie sienta por ti
lo que tú sientes.

Y al final, Aloña
la biología mágica, tornará en física,
recobrarás tu cuerpo,
tu mente será restaurada.

Y entonces un buen día,
cuando menos lo esperes,
alguien surgido de la sorpresa
tomando tu cara dulcemente
entre sus manos,
te regalará sobre tus labios apenas dibujados.
un beso largo, húmedo, profundo...

Y en ese momento, al conocer el amor,
sabrás que vivir,
no era seguir estando.

Y el milagro tantas veces por ti vindicado,
no será ya onírico,  soñado,
será real, primitivo, terreno,
como tu nombre, Aloña.

Despierta, hostia, despierta!!!

  *****    Ramón  Iruretagoiena.

 En el Manicomio de Donostia, el 14 de abril 2013 (día de la república)

martes, 16 de abril de 2013

Teselas : amordesamor



El crepúsculo cambia
de carmesí a profundosazules.
Broncas las olas
sobre el acantilado.

Y yo,
suspendida en las notas de un blues
sin saber que hacer con la añoranza.


*****


Decirte
que pinté para ti
de azulceleste mi ternura.
Que te busco en un faro vacío

Que estoy muriendo de impaciencia.

Que quiero robarte
el llanto, la risa, la paz y el poema.


*****


Hoy llueve a ritmo
de una canción muy triste.
El viento susurra paradojas,
entre las ramas del abedul.
Y en el  cuarto vacío
suena un saxofón inexistente.

Lo  sabes,
yo creo en los fantasmas...

viernes, 12 de abril de 2013

Teselas con título


 
*** Huír

Bajas la cabeza.
Dices que sí. Que bueno.
Y hasta le sonríes.

Y deseas huír. Dejar de estar.
Tal vez, dejar de ser.

Y te vistes de ayeres
como si no supieras...


*** Miedo

Escucho las noticias.
Veo las imágenes cada día
recogiendo ahogados en el mar.
Y arrojando indefensos a la calle.

Y tengo miedo
de perder
la capacidad de rebelarme.


*** Che

Bajo el cielo boliviano
la terrible belleza  del Che,
abraza el infinito.

Culpabilidad, en los rostros indígenas.

Pero ellos siguen siendo pobres.
Explotados.
Y ya, ni siquiera son rebeldes.


*** Pesada

Me voy, mamá
Mi hijo se despide.

Ten cuidado, le digo.
No bebas. Y no corras.
Me mira y adivino:
Mira que eres pesada!!!

Pero es que tengo miedo...

domingo, 7 de abril de 2013

Mis poemas : En lo alto, una casa.



Caminamos la noche
toda llena
de lunares de plata.
Tibia. Limpia.
De un color luzoscuro
que aún no está inventado.

Abajo el mar.
Sobre la arena
una barca sin nadie
sueña una lejanía.

Y en lo alto una casa.

El aire
escribe allí su tiempo.

La campánula en flor
sube orgullosa por el enrejado
y pétalos de luna
llueven sobre los sauces.

Un viejito, en el porche,
enciende su sonrisa
para saludarnos.
La mujer
nos ofrece limonada
y pastel de frambuesa

Le decimos
que nos hemos perdido.

Y aceptamos pasar allí la noche.

martes, 2 de abril de 2013

Tankas de abril y primavera



Subliminales
los mensajes de abril
por los jardines.

Con fondo de Vivaldi
abren los tulipanes.


*****


Y caminábamos
por callejuelas cómplices.

Soldefarolas.

Y un tango que llegaba
de una ventana al sur.


*****


Mar en las manos.
El ritual de las olas
contra las rocas.

Y el sol en tu sonrisa
de irreverenteabril.



*****


Tercas gaviotas
-ritmos en blanco y negro-
rozan el agua.

Tus labios. Tanto azul...

Egunon, primavera.