domingo, 30 de agosto de 2015

Poemas : De hoy




De donde vienes, niño
de color oscuro?

Vengo
de una aldea sin casas.
De un bosque sin árboles.
De un campo de minas.

Que llevas en las manos,
niño de color de humo?

Llevo mi pajarillo muerto
y el calor
     de la piel de mi madre.

Y a donde vas ahora,
niño de color carbón?

Caminaré hasta el mar
donde, tal vez,
          encontraré mi cielo.


-Y se sienten caricias
     perdidas en el aire,
y latidos de amor
        rotos sobre las piedras-


                        Agosto  2015

33 comentarios:

lichazul alqantar dijo...

me pulsa tu poema Soco
felicitaciones

te dejo un blog que para mí es imperdible
http://raquelgracielafernandez.blogspot.cl/2015/08/sera-porque-no-sabemos-como-se-llaman.html
y pienso que este poema tuyo dialoga con el de Raquel

abrazo

Raquel Graciela Fernández dijo...

Maravilloso poema. Tal como dice Elisa, nuestros poemas dialogan. Porque dialogan nuestro dolor y nuestra impotencia. Enorme abrazo.

P MPilaR dijo...

*en ninguna aldea
ni tierra
ni situación
ubicaba la procedencia.
Nunca lo supieron quienes preguntaban!!!*

besos, Soco

Fina Tizón dijo...

...y el mundo que es capaz de escuchar latidos...llora, el otro, sólo ecucha su propia voz y ni tan siquiera esa...

Un abrazo, Mª Socorro

Amapola Azzul dijo...

Rotos entre las piedras que gritan dilencios.
Muy bello.

Amapola Azzul dijo...

Es "silencios". Perdón.

Idoia dijo...

Qué ternura, qué delicadeza, qué puro amor.

Txaloak ta musu handi

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Qué decir de esta ternura de color oscuro, moreno que es este poema. MI tierra está poblada de niños de carbón, a orillas del Pacífico de la costa caribe, del Río Magdalena, que buscan como el marino un buen viento, un lugar donde se sienta la felicidad. UN abrazo. Carlos

MANU dijo...

Que forma mas tierna y original de presentar el poema. Con un encanto especial.

Gabon, Soco. Musuak.

SARA dijo...

"Llevo
mi pajarillo muerto
y el calor de la piel de mi madre"

Que trágica y dulce belleza...

Mi cariño, Soco

Maria Rosa dijo...



Si los poetas gobernaran el mundo no existirían tantos niños color de humo recorriendo puertos y pasando hambre.

mariarosa

Mirella S. dijo...

Un poema que refleja con tanta ternura un terrible pecado de la humanidad: la indiferencia hacia todos esos niños que pronto se vuelven humo.
Un abrazo enorme, poeta.

AMATEUR dijo...


Me has llenado la mañana y el alma de ternura. Gracias.

JUAN A dijo...


Tu poema me abraza, me cierra los ojos y me hace pensar.

otro abrazo mas fuerte

Mertxe dijo...

Hola, Soco...

SIL dijo...

Me avergüenza mi especie.
Me honran tus versos.


Besosmuchísimos.

Irati Díaz dijo...

Me gusta que este poema sea sencillo, bonito y directo.
Una realidad triste, que ya casi vemos como normal en las noticias, contada con bellas palabras, que hacen reflexionar.
Un beso abu.

GEMMA dijo...

El mar tal vez su destino, ese cielo de algas y caracolas...

Amando García Nuño dijo...

Eso va a ser, en el aire solo se mecen gritos de horror, y sobre las piedras, cadáveres cubiertos por una manta vieja. Lo demás, es ausencia.
Abrazos, siempre

JAVIER dijo...


Trágico y bello. Pura realidad. siempre con el dedo en la llaga, poeta.

TORO SALVAJE dijo...

La muerte nos igualará de color.
Es la gran justiciera.

Besos.

PILAR dijo...


Excelente, Soco, con tu ternura característica nos dejas una grave y lamentable radiografía social. Besitos.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

No sé que decir, Socorro, tan sólo de imaginar a esos niños la tristeza me ha dejado anonadado...¡qué inmenso pesar!

Abrazos.

Katrina dijo...

Que tristeza
Que belleza...
sin palabras

Taty Cascada dijo...

De todos los ojitos abiertos a la esperanza. De tantos que en mi patria y en tantas otras lloran, cerca de una mina, de un muelle, de una casa agujereada por el viento. A ellos. Siempre.
Abrazos Soco. Bello poema.

Taty Cascada dijo...

De todos los ojitos abiertos a la esperanza. De tantos que en mi patria y en tantas otras lloran, cerca de una mina, de un muelle, de una casa agujereada por el viento. A ellos. Siempre.
Abrazos Soco. Bello poema.

Mertxe dijo...

"Caminaré hasta el mar donde tal vez..." (Qué frase, Soco, viendo hoy la portada de todos los periódicos.)

Julio dijo...

No hace falta decir la actualidad de que se nutre este poema en estos tiempos, si cabe, más locos, desnortados y trágicos que nunca. Felicitaciones, siempre.

Nota.- No he recibido ninguna confirmación tuya, Soco, pero hace unas semanas que te envié el poemario "Testimonio de la desnudez". Espero que te haya llegado sin problemas.

María Socorro Luis dijo...


Hola Julio. Perdona mi retraso. Recibí tu libro y tengo uno mio para enviarte. No he podido ir a la ciudad y mi hijo ha tenido problemas con el coche, por lo que se ha demorado el envío. Sabía que estabas de viaje y dejé pasar los días. Te felicito y te comentaré por correo. Abrazos

María Socorro Luis dijo...


Mertxe, mañana hablamos...

AMATEUR dijo...


Una tristísima ternura,poeta. Gracias.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

El cielo llega hasta nosotros en cada gota de lluvia... como tú lo deseas para tus bellos momentos.

Abrazos.

Raquel Graciela Fernández dijo...

Muy cálido! Cariños!