domingo, 5 de noviembre de 2017

Pablo
















Revolviendo días y lugares
y recuerdos de cuando fuimos niños,
recobré aquellos viejos retratos.

Y volví a recrear
tu cabello rebelde
y tus ojos de color azul pálido.

Contigo fue tan sencillo reír
y llorar
e interpretar y resolver la vida...

Me enseñaste a pensar,
a soñar y a vivir fantasías.
A entender el por que de la lluvia,
como nacen los pájaros,
por que huelen las flores...
A convencerme
que mi pollito muerto,
no volvería, a jugar conmigo,
porque estar muerto,
es no estar, no sentir no pensar.
Es quedar callado y quieto y frío...

Como ahora estás tú.

        * Ilustración: trabajo de Ángela, del blog Pinceladas al viento

25 comentarios:

JUAN A dijo...

.
Entrañable mensaje de amor. Mil besos, Soco

Amapola Azzul dijo...

No está callado tu corazón.
Precioso.

Un abrazo.

carlos perrotti dijo...

Conmueve tu poema para Pablo. El tiempo que huye te lo inspira. Tu vivo recuerdo te lo hace nítido. Una vez más me encantó leerte, Soco, cada vez más personal.

Abrazos.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

He quedado "epatado", con este sentimiento sereno de poema, que recobra el amor y las cosas buenas vividas. Cuánto nos enseña un buen amor, que es el que deja el corazón abierto para que a pesar de la muerte, el amor no muera. Mis respetos. Carlos

Maria Rosa dijo...


Doloroso poema, tiene su belleza bordada con lágrimas.

mariarosa

GEMMA dijo...


Desde su mundo, Pablo sonreirá emocionado.

Te abrazo

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Maravilloso, tierno y entrañable recuerdo... hay personas que marcan nuestras vidas para siempre.

Bonita la imagen que acompaña.

Abrazos.

Maru dijo...

Bello homenaje a alguien que, aunque haya marchado sigue vivo a través de ti. Mientras haya un ser humano que recuerde el pasado se hará presente como en tu poema. Un placer.

P MPilaR dijo...

*nunca hubo edad mínima para un mínimo dolor de ausencia.
Nunca*
Besos

joaquín galán dijo...

Hermosos recuerdos convertidos en versos más hermosos aún.

Un placer volver a leerte.

TORO SALVAJE dijo...

El último verso se clava en el corazón... esa condena pendiente que todos tenemos que cumplir duele mucho...

Besos.

ANÓNIMO II dijo...


Conmovedor y delicioso mensaje que perdura a través de los años.

Siempre feliz de leerte

PAUL dijo...


Beaucoup de bisous, poéte.

María Perlada dijo...

Hoy Pablo estará sonriendo desde dónde esté.

Bellísimo poema, bonito homenaje.

Besos.

Lichazul oo dijo...

entrañable
y es que cada ciclo representa un respiro

abrazos

Ernesto. dijo...

Creo que, quien más quien menos, muchos hemos conocido a Pablo...

Y tenido un pollito! El mío, de niño, no estaba muerto, aunque lo parecía. Lo encontré en la calle frenre a mi casa, y al estar "muerto" lo puse sobre una teja y lo cubrí con hierba. Y llevándolo en hombros imité un entierro. Alguien me dijo que no estaba muerto, y tal vez añadió que estaba desmayado. Era un día de fuerte calor. Pero como ese concepto no entraba en mi corta experiencia de vida, no hice caso. Cuando acabé de jugar lo tiré todo cerca de una pared a la sombra... Media hora después y desde mi casa le oí piar. Se había recuperado.

Un poema precioso y sentido que sitúa realidades del ayer, hoy!

Fuerte abrazo, Soco.

Ernesto. dijo...

...a un Pablo, quiero decir!

SARA dijo...


Bellísimo, Soco. Te leí otro poema sobre Pablo, publicado en un blog, de una poeta de Madrid, era también muy bello. ¿Tu hermano?

Besos mil, querida compa.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Mª Socorro Luis dijo...


Sí, Sara, mi hermano y compañero de juegos y aventuras, de aquella época tan, tan lejana.

Gracias, Sara, a ver cuando nos vemos. Musuak

Jota Azimut dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jota Azimut dijo...

Hola, Soco, regreso a tu blog y digo regreso porque he estado en varias ocasiones en este poema tuyo y siempre he huido de él porque me generaba sencillamente tristeza, esta noche me sucede lo mismo y quizás no tendría por qué, no todas las personas tenemos la fortuna de hallar seres como el que tú tuviste la suerte de disfrutar.

Gracias poe ofrecer tantos sentimientos, Soco.

Un beso.

.

Seguía la música
acurrucada en mis manos
como una tristeza crónica
que transitara por mi mundo
para habitarlo entero.

Entonces mencionaste la risa,
la luna, el caracol, el arcoíris,
el lila que urden las mimosas
para ahuyentar los pánicos
nacidos de los fríos

y te fui aprendiendo
a interpretar las calles,
los parques, las ciudades,
los túneles sin fin
pintados en mi infancia
y las gentes que soñaban
felices paraísos.

Después me regresó la música
cargada con adioses y para siempres,
con lutos y con recuerdos
entrañablemente hermosos
donde latías tú
conmigo por mi casa.

.


PS.- Disculpa que borrase el comentario anterior, Soco, no había leído que el poema estuviese dedicado a tu hermano. Es sumamente enternecedor lo que escribes sobre él. De nuevo te agradezco que compartas tus sentimientos como generador de nuevos sentimientos en los que te leen. Te había dejado ese texto en vertical y lo borré, te lo vuelvo a dejar porque creo que no te molestarás por ello.

Mª Socorro Luis dijo...


Gracias, muchísimas, a ti, Jota. Podría molestarme algo tan bonito?... Beso

Ángela dijo...

Ante un poema tan sentido y bello casi se ahogan las palabras, porque como dice Ernesto, "muchos hemos conocido" y vivido esa realidad que tan bien expresas.

Me gusta ver a mi pajarillo acompañando tu poema:))
Un beso Soco.

Mª Socorro Luis dijo...


Gracias a todos y un metro de cariño para cada uno. Para ti, Ángela, pintado de azul. como tu pajarillo.