miércoles, 6 de diciembre de 2017

De hoy : Viendo caer la nieve















Me gusta la nieve.
Nos baja las nubes a pétalos lentos,
curiosos, inquietos,
así como alas...

Nos acerca el cielo
a trocitos blancos,
como besos sueltos
para quien los quiera,
para quien le ofrezca su cara,
su pelo, sus manos...

Adoro la nieve,
pero es tan fría...

Que pienso en los niños sin casa.
Que pienso en los pájaros,
perdidos, sin nido.
Que pienso en la gente
que vive en la calle.

Me gusta la nieve, pero yo quisiera
que se hiciera pluma
o espuma caliente,
para tanto niño, para tanto pájaro.
 
O pan recién hecho
para los sin patria,
para los sin nada...

Me gusta la nieve.
Pero yo quisiera que no fuera fría.

29 comentarios:

JUAN A dijo...


Como tantas veces, tu alma en los versos. Maravilloso, Con mi abrazo. Juan

GEMMA dijo...


La cara y la cruz de la nieve. Tan bella pero tan fría y desolada para tantos.

Cariños

carlos perrotti dijo...

¿Podés creer que no conocía la nieve hasta hoy? Gracias por revelármela como

"...pétalos lentos,
curiosos, inquietos,
así como alas...

como besos sueltos
para quien los quiera,
para quien le ofrezca su cara,
su pelo, sus manos...

...pero yo quisiera
que se hiciera pluma
o espuma caliente,
para tanto niño, para tanto pájaro."

Excelso poema Soco. Qué agregar?

Abrazos!

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Un clamor decembrino tu poema, para los niños expósitos, expuestos al frío tenebrante del invierno, Me encanta esa otra figura que pide nieve cálida, pero la física no la niega. Pájaros y niños, figuración de fragilidad de alas y piel, abatidas por el duro invierno. Un abrazo. Carlos

Amapola Azzul dijo...

Nieve y frío para tantos corazones...

Besos.

María Perlada dijo...

Cae la nieve
frío en la piel,
despuntando el día.

Besos enormes, preciosa.

JAVIER dijo...

"Me gusta la nieve
pero yo quisiera que no fuera fría"...
Si, algo tan hermoso, no debería doler a nadie...

Siempre, un regalo tus poemas, Con mi abrazo

joaquín galán dijo...

Un bello deseo hecho poesía.
A mí también me gusta la nieve,aunque por aquí apenas viene...

Un abrazo

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Bellos y muy humanos tus deseos, Socorro. Ojalá fueran realidades.

Abrazos.

PIEL ROJA dijo...


Qué belleza, Soco. Esa sencilla ternura, esos hexasílavos musicales. Ese ritmo...

Besos. Osvaldo

Kasioles dijo...

Has hecho una maravillosa descripción de la nieve, tu poesía hoy nos ha llegado a lo más profundo del corazón.Felicitaciones.
Pero la nieve fría hiela el alma de esas gentes sin techo ¡pobres gentes! habrá días que no tengan ni un mendrugo de pan para comer.
Te dejo cariños en abrazos.
Kasioles

Maria Rosa dijo...


Cuanto sentimiento hay en tus versos, se siente que amas a la gente y en especial a los pobres, a los desvalidos, a los que nada tienen. Un abrazo.

mariarosa

Sandra Figueroa dijo...

Bello sentir en tus letras........saludos

Elisa Alcántar dijo...

el invierno tiene su magia y también su peste
como todas las estaciones , pero yo lo amo al igual que el otoño
de las otras estaciones paso jajaja

abrazo y felicidades
acá al menos las mañanas han sido tregua para el calor de la tarde

Verónica Calvo dijo...

Nada es perfecto ni hay igualdad.
La nieve que nos fascina es una tragedia para tantos.

Besos, Soco.

MANU dijo...


"Nos acerca el cielo
a trocitos blancos,
como besos sueltos
para quien los quiera"... Tenia que ser tuyo. Adoro tu ternura, tu amor a los niños, a los otros...

Gabon ta musu mila, beti bezala.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Puedo ver en el poema tus ojos de niña y tu corazón de madre mientras cae esa nieve mágica, que te inspira y te eleva por momentos, Soco...Precioso ese contraste entre belleza física y solidaridad humana...La misma nieve te oye y se derrite al leerte, amiga.
Mi abrazo y feliz finde, amiga.

INÉS dijo...


Los niños y los pájaros, una de tus debilidades de siempre, profe.

Mi cariño y un abrazo de sábado.

PAUL dijo...


Et la neige qui tombe sur ton coeur conme bisous...

Merci

Ernesto. dijo...

Un poema sentido con reivindicaciones sociales y humanas... ¿La Navidad? No exactamente en tu caso.

Bonitas palabras conjugadas con sentimiento.

Fuerte abrazo, amiga Soco.

Jota Azimut dijo...

La cara y la cruz, la calidez y la intemperie y la nieve y la frialdad intrínseca que la define. Los páramos inhóspitos y la devastación de los sintecho, la heladura del viento y la desolación de los abandonados. El eterno contraste. La siempreviva desazón por los desterrados y más en estos tiempos que nos llegan donde rebrotan los sentimientos más solidarios, donde el hogar se hace símbolo de refugio y las calles multitudinarias se vuelven témpanos para los desfavorecidos que tú nombras.

Siempre me regalas algún matiz para mis silos.

Gracias por tus versos, Soco.

Un beso, compañera.

Lujan Fraix dijo...

La nieve es bellísima pero claro existe mucha gente que sufre los fríos extremos. En ese aspecto cobra otro sentido.
Igual tu poema tiene ese matiz que lo hace mágico, sentido, profundo...
Un beso Soco

Ana Muela Sopeña dijo...

Bellísimo poema, Soco:

El paisaje navideño, el frío, los que no tienen nada, los necesitados. La pobreza, los sueños inconclusos.

Todo se mezcla en tus versos.

Un beso enorme
Ana

ANÓNIMO II dijo...


Como caricia, como plegaria y tan tuyo... Precioso.

Olga I Carles dijo...

La nieve tan blanca y pura, sin pisar, es de gran belleza.



Besos.
Gracias.

Alicia dijo...

Pienso como tu. Me encanta la nieve pero es tan fría para aquellos que sufren. Besos

PAUL dijo...


Toujours, je vais avec toi.

Merci et bisous

RECOMENZAR dijo...

La nieve es silencio total
que te rodea y magia que cae del cielo
Un abrazo para ti y tu escrito

Tesa Medina dijo...

Me gusta la nieve desde que la vi por primera vez, exhuberante, esponjosa, suavizando paisajes, reinventando los pueblos... haciéndome soñar, pero como a ti en este bello y tierno poema, Soco, cuando dejo de pensar en mí y en como me gusta verla, sentirla y hasta sufrirla en todas sus maneras y texturas también le pediría que no fuera tan fría. Sobre todo en los campamentos de Refugiados, que no hiele más sus casas de tela, su desesperanza, su abandono...

Año de nieve, año de bienes, decían cuando yo era pequeña. Por Madrid capital ya no nieva y eso me parece a mí que soy una exgerada de mal augurio.

Un abrazo, inmensa poeta, que tengas un año emocionante.