miércoles, 10 de enero de 2018

De invierno y gris













Éramos.

Soñábamos alondras
y farolas solitarias en la niebla.
Éramos, amor,
un sueño duplicado.
Promesa de amapolas y de pájaros.

Podíamos,
aprisionar la magia del otoño
en un poema.
Creíamos
en los paratodalavida,
en el moriré,
sidejodequererte.

Éramos...

Ahora, solo somos tú y yo.

               *****
Hoy me has traído flores.
Y me pregunto,
cuanto tiempo resistirán lozanas
en la imperfecta luz
de los días de invierno.

Las imagino deshojándose
y pienso,
si no son el espejo de mi.

             *****
Me bastaría, amor,
una noche de luna.
Un tequiero. Un hombro.
Una sonrisa.
Un corazón refugio.

-Yo velero,  tú viento-

Tus ojos, húmedos de pájaros.
Y tus brazos, tan cálidos,
donde pasar la vida.

30 comentarios:

Amapola Azzul dijo...

Mejor disfrutarlas y no pensar en el futuro.

Un abrazo.

AUGUSTO dijo...

"Podíamos
aprisionar la magia del otoño
en un poema"...

Siempre tú, Soco, siempre

Besos

carlos perrotti dijo...

Es eterno el ayer, Soco, no hace más que volver y en cada verso tuyo suena...

Abrazo grande!

Alicia dijo...

Éramos todo. Hora solo somos tu y yo. Gran poema. Siempre me dejas pensando. Abrazos

JUAN A dijo...


Qué belleza, Soco!!!...Qué placer leerte, siempre...

Con cariño. Juan.

Mirella S. dijo...

Qué versos tan tristes -o será que yo lo estoy- pero desprenden una tristeza hermosa.
Que tengas un año estupendo, querida Soco.
Abrazo enorme.

Elisa Alcántar dijo...

para qué tanto más si con el" tú y yo " es suficiente para crear multi universos
lo demás es solo adorno y candileja

besos de sol Soco

Adriana Alba dijo...

Los recuerdos invaden con su fragancia y los nomeolvides retornan una y otra vez.
Bello poema.
Un abrazo Soco y feliz 2018.

María Perlada dijo...

Los recuerdos abrigan el alma.

Un beso enorme.

MANU dijo...

-"Yo velero, tú viento"-

Y yo, muriéndome de envidia... Gabon. Musuak

Ana Muela Sopeña dijo...

Bellísima declaración amorosa, Soco:

Un placer recorrer tus intensos versos.

Enhorabuena por la belleza
Un beso enorme
Ana

PIEL ROJA dijo...

Esta noche de guardia, como tantas otras, tendrá luz y aroma a ti.

Gracias y besos. Osvaldo

RECOMENZAR dijo...

siempre
es
un
placer

el
leerte

Chelo dijo...

Las imagino deshojándose
y pienso,
si no son el espejo de mi.

Pues un poco sí, tú espejo y el de todos.

Muy buenos poemas de amor.

Feliz año.

Joaquín Galán dijo...

No importa el invierno,tus versos siempre están en flor.

"Yo velero,tú viento"

Un abrazo

Fernando dijo...


Siempre el amor, con su carga de lirismo y ternura . de ritmo y de magia Esa magia tan tuya que tienes al alcance de la mano.

Gracias, mi poeta. Y mi abrazo porteño.

PAUL dijo...

Autre fois, chapeau. Merci et bisous

TORO SALVAJE dijo...

Los dos primeros poemas me han noqueado.
De cortar la respiración eh....

El tercero me ha hecho suspirar y poco a poco he ido resucitando.

Besos.

Jota Azimut dijo...

"Éramos.

Soñábamos alondras
y farolas solitarias en la niebla.
Éramos, amor,
un sueño duplicado.
Promesa de amapolas y de pájaros.

Podíamos,
aprisionar la magia del otoño
en un poema.
Creíamos
en los paratodalavida,
en el moriré,
sidejodequererte.

Éramos...

Ahora, solo somos tú y yo."

.

"Ahora, solo somos tú y yo", ese "solo" me destroza, una palabra y me desarraiga de mi entelequia posible de que puede que no todo haya de acabar derruyéndose. Quizás si hubiese sido: "Ahora somos tú y yo" me hubiera dado la oportunidad de imaginar que de un amor entregado, correspondido, casi utópico, el tiempo lo pueda raer y hacer que se desgasten los pétalos, todos los colibríes, todas las lucérnulas y todas las girándulas y quedar así, tú y yo, puros, ajenos a las florituras, limpios de parafernalias, pero el "solo" me arruina la idea, la oxida, la aplasta, al final solo somos tú y yo”, tan descarnados. "Solo, somos tú y yo" como si después de tanta belleza nos llegara las hambrunas, la resignación, las manos vacías. ¿O quizás te interpreto equivocadamente? ¡Me gustaría!

Ahora bien, como dicen los auténticos críticos literarios: ¡Que me bailen lo quitao! ¿O no era así!

Es hermoso, Soco, para mí lo es. Tienes el don de crear imágenes dulcísimas para después, al menos en este caso, despedazarlas únicamente con un "solo". Me ha dado insistente con ese solo, discúlpame.

Gracias por tu creatividad, compañera.

Un beso.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Eramos y somos conjuntamente a la vez respirando la màgia de los sabores y los aromas.

Un abrazo.

Mª Socorro Luis dijo...


Disculpado, Jota.

Creo que exageras en tu interpretación. Tú sabes que el poeta -bueno o malísimo- además de fingir, miente. Miente, porque, a veces, suele mezclar realidad con algo de fantasía, o fantasía con algo de realidad.

Pero también creo que pueda ocurrir exactamente lo que tú interpretas: casos en que el amor se rompa total y definitivo, por causas imposibles de aceptar, entender o perdonar... No crees?

Gracias por venir, compañero fingidor. Mi beso, siempre.

Pascual perez ribot dijo...

¿Quien no se ha sentido así alguna vez?Saludos.

MIKEL dijo...

Hola Soco.Feliz 2018.

Leticia Garriga dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Julio dijo...

Buena entrada de año al paso de estos versos, Soco. Excelente. Abrazo y salud.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

He leído y vuelto a leer... mi espíritu ha quedado renovado y pleno de sosiego. Mu bellos tus poemas.

Abrazos.

Jota Azimut dijo...

"Hoy me has traído flores.
Y me pregunto,
cuanto tiempo resistirán lozanas
en la imperfecta luz
de los días de invierno.

Las imagino deshojándose
y pienso,
si no son el espejo de mi."

.

Puede ser un símil perfecto no sólo de ti, Soco, sino de todos, de la tersura que se aja, de la grandeza que se derruye, de los dioses que extinguen. La belleza que el tiempo va oxidando hasta convertirla, en el mejor de los casos, en serenidad o en la resignada nostalgia de un bodegón de hojarasca.

Corto, hermoso, profundo, este poema, compañera.

Gracias.

Un beso.

Jota Azimut dijo...

"Me bastaría, amor,
una noche de luna.
Un tequiero. Un hombro.
Una sonrisa.
Un corazón refugio.

-Yo velero, tú viento-

Tus ojos, húmedos de pájaros.
Y tus brazos, tan cálidos,
donde pasar la vida. "

.

¿Te bastaría, Soco? Creo que como fundamento de un contrato son condiciones muy exigentes. ¿Una noche de luna? ¿Un te quiero? ¿Una sonrisa y un corazón refugio? Esto debe ser el sumum de las peticiones. ¿Cuánto abarcará una noche de luna y un corazón refugio? ¿Cuánto se ha de sentir para un sonrisa franca y para un te quiero puro?

Y unos brazos cálidos donde pasar la vida, toda una vida, la vida entera...

Me gusta estar entre tus letras, Soco, es agradable adentrarse en tus palabras.

Gracias, compañera.

Un beso.

María Socorro Luis dijo...


Como siempre, muchísimas gracias a todos y muchos besos (a ti por 3)

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

En el uno, versos tan huyentes, la distancia que muerde el alma, en el otro, la presencia, el murmullo del aliento en el oido, la distancia corta para el beso. Un abrazo. Carlos