lunes, 26 de noviembre de 2018

Teselas : De otoño, de ti




Un vuelo de gorriones
anuncia la mañana.
Allí, donde los sauces,
repiquetea el viento su latido.
Llega un solo de saxo
y un silbo debrisaenamorada.

Y versos de doler, agazapados
esperando a volar.

                    *****

Otoño es una tarde de noviembre.
Un rincón para dos
en ese bar del puerto.
Otoño son tus manos.
Mi cintura.
Acordes de un piano.
Un solamentetú.

Y un café a sorbos lentos.

                    *****

Soñé un lugar
donde el hombre, el árbol y la foca,
se amaban.
Donde humedad de trébol.
Donde vuelo de alondra.
Donde flor y agua clara.

Soñé que era pájaro
y que tenía alma.

24 comentarios:

Ernesto. dijo...

Poeta del otoño, con alma... Suena un piano a esta hora... ¿Eres tú Soco?

Con la misma naturalidad, y belleza, que caen las hojas en esta época, así surgen tus poemas...

Fuerte abrazo amiga.

PD: Hoy día de lluvia. ¡Un regalo!

PIEL ROJA dijo...


Pequeños fuegos... O llamaradas?... El otoño hecho poema.

Un placer, siempre, besos.

Chelo dijo...

Qué decirte, son los tres estupendos pero de elegir alguno me quedaría con el segundo aunque el principio del tercero es genial: Soñé un lugar

"Soñé un lugar
donde el hombre, el árbol y la foca,
se amaban."

Un abrazo.

P MPilaR dijo...

Rincones de flor
soñados
La estancia odorante
en vuelo
y un noviembre hecho poema!

Besos

Anónimo dijo...


Qué belleza, Soco


"Soñé que era pájaro
y que tenía alma"... Solo tú. Besos y versos. Manu

Mirella S. dijo...

Qué excelencia, Soco, en tus versos se respira una melancólica serenidad, igual que una tarde de lluvia, con un saxo de fondo y un humeante taza de café en la mano.
Un enorme abrazo.

carlos perrotti dijo...

"Versos de doler que "un solamentetú" sabe y puede escribir. Eso es un poeta: además de saber lo puede escribir, como vos.

Abrazo, Soco, agradecido.

Manuela Fernández dijo...

"...Un pájaro con alma" bonito final para tu poesía. Resulta muy bonito.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Ese ambiente tan íntimo que hay en cada una de ellas, Socorro, me trae desde allá una paz dulce y placentera.

Abrazos.

Arantza G. dijo...

Los sueños son tan nuestros.... vivimos un poco de ellos.
Besos, Soco

José Manuel dijo...

Nadie sabe de qué hondura,
es el manantial
del que surgen metáforas tan bellas...
hasta que cierra los ojos
y escucha los dedos de la lluvia
que llama en los cristales,
y recuerdan la cita del otoño,
ha llegado la hora de sentir
el aroma del café,
y de leer los versos del alma
porque pasa Socopoemas
con su dulce paz en vuelo.

Gracias por despertar el valle.
José Manuel

JAVIER dijo...


Tres teselas para un bellísimo mosaico otoñal.
Gracias por tus mensajes de pura belleza.

GRACIELA dijo...


Amo esa delicadeza, ese ritmo y esa grandiosa sencillez que te caracteriza.

Desde una primavera alborotada, siempre, mi cariño.

TORO SALVAJE dijo...

Ese solamentetú se ha apropiado de los tres poemas.

Besos.

JUAN A dijo...

"Y versos de doler, agazapados,
esperando a volar"

Conociéndote, creo adivinar esos versos de doler...

Julio González Alonso dijo...

El otoño puede ser un sueño; en tus versos, Soco, es una realidad palpable que nos reconcilia con la vida. Mi abrazo.
Salud.

Alcántar Cereceda dijo...

eso tiene el otoño linda Soco
nos arrebuja y nos enamora

besitos de sol :)

Anónimo dijo...


Trois bisous. Et merci.

Paul

Mª Jesús Muñoz dijo...

Tus letras extienden el otoño con suavidad de alas y, al elevarse, sentimos que surge el milagro del sentimiento...Ahí está el poema, ahí está tú, Soco.
Mi abrazo y gracias por esta preciosidad, amiga.

ANÓNIMO II dijo...


Me atrapan tus poemas, su ritmo, su frescura, todo lo que dicen con palabras delicadas.

Abrazo desde este sur del sur.

SARA dijo...


Una delicia, Soco. Tus teselas fluyen con una elegancia natural, cargadas de terura.

Musuak

María Dorada dijo...

Preciosos versos que laten en otoño desde noviembre. Pero es que el tiempo vuela, ya estamos en Diciembre.

Besos enormes.

Mª Socorro Luis dijo...


Miles de gracias y de besos para todos. Mi cariño.

joaquín galán dijo...

Si yo tuviera la negra suerte de no conocer el otoño,estos versos tuyos me lo habrían hecho presente en todo su esplendor.Preciosas teselas otoñales que invitan a salir en busca de este otoño que palpita.
Un placer pasar de nuevo por tu casa.