viernes, 31 de julio de 2015

Entre lineas



Y llegó, sin aviso,
tu larguísima carta.

Hablas de cosas simples,
cotidianas,
de la mar, de tu pueblo,
de tu vida.
Pero entre lineas
una imagen simbólica
me dice: Te recuerdo.

Me comparas con el agua
y con la brisa.
Estar a tu lado -dices-
es maravilloso
y yo leo entre lineas: Te quiero.

...Y un sabor a amar
sube a mis labios.
Un decir vuelve.
Un aleteo suave.
Una ternura líquida...

Leo tu nombre
en todos los semáforos.
En las pupilas
de los transeúntes.
Te descubro
en el vaso de gintonic
y en al agua
verdeazuldelestanque.

Subo al bus.
Sus cuatro ruedas
vuelan hacia un sueño.
Y escucho
tu mensaje sin palabras:

Te quiero. Te recuerdo.

martes, 21 de julio de 2015

Marino



Es el mar.
Confidencias de la luz
con las tinieblas.
Laberinto de veredas secretas.

-Hay niños en la playa
remontando cometas-

El día despertando.
Un viejito al completo:
bastón, gafas,
                   recuerdos
y temblor en las manos,
pasea  renqueando
                por la arena.

Varada, una barca sin nadie,
recrea su nostalgia de sal.

Es el mar. El ocaso.
      Tus manos.
                 Mi cintura...

Tantísimo el azul. Tanta locura.

                        Para Tesa  (con un soplo de brisa del Cantábrico)

viernes, 10 de julio de 2015

Me gusta la palabra cercanía (c)



Me gusta la palabra cercanía.
Los relojes de arena,
las tormentas.
Un vaso de gintonic para dos.

El vuelo de los patos salvajes
cuando cruzan
el corazón azul de la mañana.
La elegancia de un árbol solitario
en un paisaje yermo.
Tu retrato ovalado
sobre la chimenea del salón.

Me gustaría
llamar afortunado al vagabundo.
Pedir explicaciones  a las horas
por huír tan deprisa
A Dios por ser tan insensible.
Y salir de tu historia
-aunque sea-
por la puerta de atrás.

 Y confieso
que soy tímida
 hasta el aburrimiento.
Que me despisto cadadosportres.
Que confundo
los lunes con los jueves.
Que creo en excepciones,
en unicornios y en milagros,

y que sí,
que es verdad, que alguna vez te amé