martes, 27 de diciembre de 2016

Momentos
















                    Mamá


Volví a soñar contigo, mamá.

Vi asomar tu rostro en la sonrisa
inundada de luz, de lapislázuli.

Me hablabas de la paz
que invita a los susurros
y a los sueños.

Y sonreías.
Sonreías, como lo hacías antes
en este mundoensombra nuestro.


                    Ahora

Ahora
es todo un poco diferente.

Ahora, por ejemplo,
hablo  mas, el idiomadelospájaros
y el de las flores.                         
Y hablo mas, el idioma de los muertos.

Por ejemplo,
con mas arrugas me sigo viendo bien.
Me gusta mas el ruido del silencio.
Y el de la soledad.


                    Navidad

Cierro los ojos
y abro mi mente al curso de los siglos:

Cielo arriba, una sola Estrella.
Grabado en una Cueva
está el recuerdo.

De algún lugar del tiempo,
llega un eco
de flautas y zambombas
y cantos de pastores...

Tal vez, algún Dios Niño, ha sonreído.

martes, 13 de diciembre de 2016

Naufragio (In Memoriam)
















Ocho hombres. Algunos casi niños.

La tripulación del pesquero descansa. La pesca ha sido buena y se acerca la Navidad. Unos días mas y en casa.

En total, ocho hombres: "la mejor tripulación que había"...
Enrique, pelirojo, pecoso como un marinero irlandés, recrea la imagen de  su chavalín, que ya da sus primeros pasos.
Los tres hermanos Cordeiro, bulliciosos, rebeldes, se gastan, como siempre, bromas entre ellos. Ocho hombres, algunos casi niños.

Anochece sobre cubierta.  Fresco viento muerde las crestas onduladas del mar. El pesquero se inclina como legendaria ave marina que volara a ras de la inmensa llanura azul.

De improviso, una enorme nube negra cubre el cielo y un violento y repentino vendaval, envuelve al indefenso pesquero... Probablemente una gigantesca ola lo atrapa y lo arroja a las profundidades.


A muchas millas, ocho familias abatidas, tras días de silenciosa espera, van asumiendo la cruel realidad: ellos no volverán...
Y una mañana fría, solo el consuelo de arrojar a las aguas del puerto paisatarra,  coronas de flores. Coronas blancas y coronas rojas para esos ocho hombres que el mar, una vez mas, les arrebató.

Rosas blancas y rosas rojas,  balanceándose en las aguas mansas y tranquilas, que vienen a besar las rocas. Tal vez, para pedir perdón.




                    ** Tragedia  ocurrida en 1998.  Enrique y los hermanos Cordeiro, habían sido alumnos  mios

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Tankas (para tantos niños)

















 Pienso en vosotros
pajarillos sin alas,
niños oscuros.
Que lejos la alegría
la casa, los juguetes...


          *****

Mar en los ojos.
Olas rotas en lágrimas
sobre las rocas.
Y esa nieve insumisa
con ganas de besar.


          *****

Miras la luna
sobre esa soledad
de campanarios.
Pasa un aire sin rostro.
Y el mundo sigue andando.


          *****

Llegó diciembre.
Llueven sobre la tierra
flores de nieve.
Tus manitas tan frías...
Y yo, hecha de hielo.

martes, 22 de noviembre de 2016

Nieve en los ojos ( Relato )


















La llamada la recibí en la oficina. Un comunicado aséptico, neutro, con la eficacia que da la costumbre: "...el camión perdió el control a causa de la nieve y arrastró el coche hasta la mediana de cemento  y..."

Ni su coche ni él sobrevivieron: Traumatismo craneal múltiple. Pérdida de las dos piernas... y de mis esperanzas, sueños, deseos y sentimientos mas primarios.

                                              
                                                  **********

A veces regreso.Vuelvo con un escaso equipaje y me quedo apenas unos días. Solo el tiempo necesario para recorrer los solitarios senderos, el enmarañado jardín.  Para deambular por la casa. La casa desierta, fría, tan llena de fantasmas. Y de recuerdos. Y de dolor a oleadas, recurrente.

A lo largo de estos años, a veces lo he pensado: Volver y quedarme. Arreglar la casa.  Volver a hacer de ella un lugar confortable, acogedor, como entonces... Lo he intentado. Pero imagino el rostro risueño tras la cortina. El vaivén de la mecedora en el porche. La huella de su cuerpo en la butaca del salón... Y no puedo soportarlo: Me sumerjo en aquella mañana de invierno. Y veo de nuevo la nieve. Y su coche destrozado. Y su cuerpo recorrido por mil trizaduras, desfigurado, roto.

                                                 **********

He llegado hasta el acantilado.-en el camino encontré una huella de bicicleta-
El mar, pacífico, grandioso, me devolvió un poco de calma.
Luego, casi sin darme cuenta, seguí el sendero desconocido que nunca habíamos llegado a explorar.

Al doblar un recodo, divisé una pequeña playa, ahora solitaria.  Algunos pequeños barcos, veleros en su mayoría, dormían su nostalgia de sol cerca de la arena. Y formando un arco, se desparramaba un pequeño poblado que descansaba en una depresión.  Casas blancas, bajas, de techo rojo, se apiñaban alrededor de una iglesia.

Me acerqué. Las notas de una canción melódica me llegaron nítidamente.
"Quizás haya un restaurante con un piano.  Quizás pueda descansar y comer algo"...

Cuando entré en el pueblo, me crucé con algunas personas: Dos mujeres que se disputaban la palabra. Un viejecito solemne con bastón y un gran sombrero, me miró con curiosidad.
Tres chavales jugaban a las canicas agazapados en el suelo polvoriento.
Hola, hay algún restaurante en este pueblo?...
Uno de los chicos señaló con la mano: En esa esquina, ve el letrero?...

Me detuve en la puerta. Una barra se extendía de pared a pared. Detrás, un gran espejo duplicaba cuatro o cinco mesas. Y en el fondo, sentado al piano, un hombre con camisa negra y pelo rubio que le caía sobre la frente, interpretaba la canción "Hay humo en tus ojos".

Me senté en una mesa y pedí algo de comer.
De pronto, el hombre que tocaba el piano, se acercó con un vaso de cerveza en la mano: Me permites?... y sin esperar respuesta se sentó frente a mi. Noté que estaba borracho.


Tal vez mi soledad. Tal vez algo que vi  en sus ojos. Tal vez, mi forma de ser... Le sonreí, y hablamos.
 
                                                 **********

...Avanza de puntillas la primavera. Se alargan las tardes y se entretienen vistiéndose de luz, de colores vivos.
Se alargan las tardes. y se alargan nuestras charlas... Él ya no bebe y yo he vuelto a sonreír.

El tiempo se llevó la nieve. Ahora, en el camino del acantilado, hay dos huellas de bicicleta.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Momentos
















Otoño es una araña
que construye una estrella
en una esquina.

Dos vasos olvidados
en una alfombra gris.
Es un cuarto en penumbra.
Son tus ojos marinos.

Es,
la muerte diminuta de una flor.


               ***

Llegó noviembre
como temblor azul en el paisaje.
Y hay
como estallido espontáneo
de ternuras.
Y tu  amor, como geometría
de soles en el aire.

Llegó noviembre,
y un anhelo de arboledas
avanzándome.

               ***

Que soy, amor?, 

Eres lluvia, -dijiste-.
Una flor silvestre.

A ratos viento en calma.
A ratos, vendaval.
Unas manosnido.
Una nube viajera.

Y también, un poema.

sábado, 22 de octubre de 2016

Haikus para octubre
















Notas de lluvia.
En pentagrama oblicuo
blues de otoño.


Besos de agua
despiertan los instintos
de los gorriones.


Patos salvajes
en vértice perfecto,
allá en la altura.


La luz se esconde.
Duerme la enredadera
su desnudez.


Un bar bohemio.
Un rincón en penumbra.
Un tango. Tú.


Tenaz la luna.
La silueta de un gato:
Ritual de magia.



domingo, 25 de septiembre de 2016

Claveles para Eva (R)


 Enhorabuena, Ilune:

"Premio  RTVE al mejor Cortometraje de Escuela de cine, Calas para Eva, de Ilune Díaz. ( 1.000 euros y emisión en el programa Versión Española )"

Me siento muy orgullosa de ti y un poquito mas, por ser mi relato Claveles para Eva, el que te inspiró tan bonita historia.

                                                        ******

Durante las vacaciones de aquel indolente verano, comencé a trabajar como recadista en una tienda de flores.  El dueño era un viejecito jovial y bondadoso de ojos azules y cabello totalmente blanco. Perecía un enano de cuento infantil.

Aquella tarde, preparó con especial esmero el mas hermoso clavel rojo. Con una ramita de helecho, lo envolvió en un suave papel de seda y lo colocó artísticamente en una caja larga y estrecha. La puso en mis manos y me dijo: A las seis en punto.

Señor -le hice notar tímidamente- creo que se ha olvidado de la tarjeta...
Me miró por encima de sus gafas y me respondió con una pícara sonrisa: La persona que lo envía, desea permanecer en secreto.

Me encantaba llevar claveles a Eva. Era una chica muy especial, bonita y encantadora. Pero estaba pasando por una situación muy triste: Cuando meses antes el joven con el que estaba comprometida, la dejó plantada, todos sin excepción en nuestra pequeña ciudad-pueblo, la compadecieron sinceramente y censuraron indignados la conducta del chico. Mi madre por ejemplo, sentenció que todos los hombres eran iguales y que merecía ser apaleado públicamente...

A Eva, ese fracaso la hundió literalmente. Se encerró en casa, rompió con todas sus amistades, dejó de asistir a fiestas y reuniones... estaba decidida  a dejarse apagar lentamente, o en el mejor de los casos, a convertirse en una aburrida y antipática solitaria.

Cuando aquel viernes le entregué la caja con el primer clavel, parecía una sombra. Me miró con indiferencia. Es para mí?... Tomó la caja y cerró la puerta enseguida, como si se avergonzara de que la viera.

Viernes a viernes, luciera el sol o lloviera a mares, yo seguía llevándole el clavel rojo. A las seis en punto. Primorosamente presentado y siempre sin tarjeta.

Poco a poco fui notando un cambio en ella. Ahora se detenía a saludarme, a darme las gracias. Aparecía mas cuidadosamente peinada y vestida, y empezó a sonreír al hablarme.

Esa noche, cuando entró en la sala de fiesta, todos los ojos se volvieron hacía ella con simpatía. Sonrió a todos con la cabeza erguida y con un cierto aire de desafío, hermosa con su clavel rojo, prendido con naturalidad en su vestido.

Yo volví a mis estudios. Y al siguiente verano, seguí entregando claveles a Eva.
Pero, ahora, sí llevaban tarjeta.

martes, 9 de agosto de 2016

Momentos de agosto





Sabes?... Quiero
un jazz-tango de Piazzolla.
Un gin-tonic fresquito,
a sorbos lentos.
Mil pájaros en los abedules.

La lluvia, cuandosucedeleve
por las calles veloces.
Tu abrazo sin fin.Tu calor.
Y también un poema.


            *****

Creo en la ternura.
Y en la locura.
En la caligrafía de tus dedos
encendiendo solesenmipiel.

En el calor de agosto
que abre de luciérnagas la noche.
En el sueño
de  un mundo mas justo.

Y creo en el amor. Aún.


          

martes, 2 de agosto de 2016

Las noches de Marisa ( Relato )



A las doce en punto, suena el timbre.  Una, dos veces... Como con prisa. Como con impaciencia...

Son las diez de la noche de un día cualquiera de verano. En el barrio tranquilo de las afueras de la ciudad, la gente descansa de un día de bochorno agotador.  Las calles, casi vacías, se visten de penumbra y de murmullos, que se escapan  por balcones y ventanas abiertas de las casas.

Marisa ha terminado de dar la cena a su hijo.  Como de costumbre lo lleva  a su cuarto para leerle el cuento de cada noche, que Pablito reclama antes de dormir.  Y mientras los ojos del niño, asombrados con la historia de turno, se van cerrando lentamente, ella recrea sus dedos en los rizos dorados.

En la cocina,  Clara, la abuela, termine de recoger la mesa y repasa la brillante superficie de la vitrocerámica,  Por la terraza,  de cualquier rincón del aire, se cuela una melodía de jazz, que arrastra en sus ondas un perfume penetrante de glicinas.

El reloj del salón marca las diez y media.
Marisa, tras una fugaz mirada al espejo del vestíbulo, besa a mamá en la mejilla y  desde la puerta,  dibuja con su mano un ademán de despedida.   Clara la mira largamente, pensativa y con una cierta
angustia. Pasa la mano por la frente, como queriendo ahuyentar una obsesión, y se sienta ante el televisor con el crochet en la falda.

 En tanto Marisa saca su pequeño deportivo y enfila hacia el centro, metiéndose en las brillantes fauces abiertas de la noche. Cuando abre la puerta de su coqueto mini-apartamento, está pensando en el fin de semana que pasará con Pablito, en el pueblo de la sierra.

Ahora comienza la transformación de Marisa. Su aspecto de chiquilla, va dando paso al de una sofisticada dama, a medida que maquilla con exageración sus bellos ojos, que recoge su pelo rojizo en un artístico peinado y cambia el sencillo camisero azul, por un elegante modelo de encaje negro...

A las doce en punto suena el timbre. Una, dos veces... Como con prisa.  Como con impaciencia... 

martes, 26 de julio de 2016

Poemas de ayer : Tardes en Palermo




Recuerdo
aquellas tardes en Palermo.

Eran tardes de sol
con olor a glicinas.

Recuerdo
aquel sendero solitario.
-los árboles burlando
la luz reverberante
del ocaso naranja-

Recuerdo
tu tímida ternura.

El examen del día siguiente
y las pequeñas discusiones
sobre la teoría de Lombroso
que a mi me apasionaba.

La pena del regreso:
Espérame mañana...

Recuerdo
aquellas tardes de Palermo
Y aún
yo no sabía que te amaba.

viernes, 15 de julio de 2016

Teselas Verano



Eres así, amor:
De palabras intensas,
de muchos tequiero.

Eres
como un cómodo sofá
en día agotador
así, mullido y suave.

Un rinconcitosombreado
en verano que huye.

               ***

Sonríe, siempre.
Porque la luz.
Porque la flor.
Por laternuradelasgolondrinas
por lasonrisadelospequeñines.
           
Por los que aman la paz.
porque la música.
porque el poema.

Sonríe, amor: Porque el amor.

               ***

Tarde azul. Trinos.
En la falda un libro de poemas,
y en el aire lamagiadeSinatra.

Tú en el recuerdo.

Y un poema de amor encadapágina
y un pájaro quecantaenelespino.
Huele a jazmín.
Sabe a Dios el silencio.

Y pregunto: La paz puede ser esto?...

viernes, 17 de junio de 2016

Teselas : Primavera


 
Eran tus dedos
dibujando  notas en mi piel.
y  las flores del jacarandá
dibujado amor en la vereda

Eran los gorrionesenelpatio.
Y un blues trepando
como enredadera.

Y eran tus palabras de amor
-así, sencillas, repetidas-...



               *****



Lo recuerdas? Tropecé
        contigo enlaescalera.
Y tú me miraste.
Y yo te sonreí.

Es posible
que yo fuera a un encuentro
con alguien especial.
Posible quemeamara y queloamara

Pero tú me miraste... Y yo te sonreí.



domingo, 29 de mayo de 2016

Ḿomentos



Cesó la lluvia.
Sol en las nubes.
Sol en los charcos.
Brillo en los pinos
                y en el asfalto.
Besos. Sonrisas y pan caliente.

Blancas palomas en la vereda.
Casas de piedra recién lavadas.
Tejados rojos.
Sillón vibrante junto al balcón

Café o gin-tonic?... Y tu poema.


               ***

Aquel verano, fue tan fascinante...
Cambié
los arroyuelos de mi pueblo
por el anchísimo Rio de La Plata.
Mi sencilla provincia
por BuenosAires.

Intecalé los blues y los tangos.
Y al tercer beso tuyo.
me perdí por la Calle Corrientes.

Aún me sigo buscando.



lunes, 16 de mayo de 2016

Poemas de hoy : 2016. Aún



...Y de pronto
sobrevolaron pájaros de fuego
y la voz de las bombas
enmudeció la música del agua.

Lamguideció la hierba
y quedaron  fantasmas
donde antes hubo árboles.

Y la ciudad
se desplomó en cemento
y un sol ensangrentado
cayó a plomo
sobre rotos cadáveres.

Entre escombros,
caminan sin rumbo
los sobrevivientes.
Nadie sabe sus nombres.
ni su número.

Nadie cuenta los muertos.


Tal vez, añorando su árbol
"voló el último pájaro
sobre la rama de un fusil"

Tal vez un día,
el mundo se rebele
y se ponga de pie para gritar.

Para exigir.

lunes, 9 de mayo de 2016

En mayo, Tankas



Aquella noche
embrujada de tango
me deslumbraste.
Podias, con un beso,
hacer bajar la luna.

          ***

Subliminal
el mensaje de mayo
por los jardines.
Se abren las madreselvas
con fondo de Gardel

          ***

Luna en las olas.
La barca hace el amor
con un lucero.
Y un blues que se escapa
de una ventana al Sur.

          ***

Irreverente,
con sol y pelo al viento,
la primavera.
Caracolas, gaviotas.
Caballitos de mar...

lunes, 11 de abril de 2016

Y era abril



De aquel día tan triste,
amor,
recuerdotuimpaciencia.
Tus argumentos
para consolarme,
en aquel bar del puerto
con ventanas al mar.

Recuerdo que era abril.
Que era un día sin sol.
Sin música.
Un día sin poemas,
sin flores y sin tacto,
con el árbol,
  el puente y la bruma,
de una tarde
  queparecíainvierno.

Recuerdo que llovía
Que era un día de abril
                  y que llovía.
Que la calle tenía
olor a tierra eterna.

Recuerdo que era abril
y yo no deseaba
                  ni siquiera
que estuvieras conmigo.
Que hubiera
amapolas impacientes
creciéndole al camino.

Ni siquiera,
deseaba quefueraprimavera.

domingo, 3 de abril de 2016

Indio


    ***     Para Impersonem

Entonces. recuerdas?
tu tribu era libre:
Un río con luna
bajando del cerro.

Amigos los árboles,
el águila,
el cóndor,
y, la Pachamama...

Entonces, traías del cerro
ecos de luna y pampa.
Silbos de quena
y el corazón mecido
por losarroyosdelamontaña .

Ahora, bajas del cerro
con el silencio:
la tristeza callada
de paisajes heridos,
de tierras despojadas.

Sin verdes praderas,
ni silbos de quena.
Y el cantoheridodelabaguala.

Ahora, 
bajas triste del cerro:

Desolada. Desnuda
la Pacha Mama.  

lunes, 28 de marzo de 2016

Poemas de siempre : Y yo...



El viento aspira a ser mensaje.
El lago sueña llegar a ser mar.
A esa alondra,
le ha dado por pensar
que es una estrella

Y yo, jugando a ser poeta.

La marea flirtea con la luna
y se desean.
Ayer es la nostalgia de un adiós.
El vagabundo del viejo acordeón
llora un olvido...

El vendaval pretende
violar  a las rosas.
El mar habladeamor con un delfín.
Ese muchacho sueña
pintar graffitis en la luna.

Un bandoneón
pena en un conventillo.
Un beso queda
temblando en el zaguán
El vagabundo
descose eltrajegrisdelatristeza,

y yo... jugando a ser poeta.

martes, 22 de marzo de 2016

In Memoriam


           Para María Jesús
                           (Destino estrellas)


Te fuiste 
-nómada enestemundoentránsito-
tan allá, tan arriba,
mas lejos de los sueños,
para flotar en el espacio eterno,
amarrada con hilos de luz.

Desde una estrella errante,
nos sonríes, imundada de paz
de lapislázuli,
ahora alma libre.
en ese bosque en nebulosa
que te acoge,
mas allá de tormentas
                        y huracanes.

...Diré que no te has ido:

Que estás en Paradela
vagando -nubeazul-
            sobre tus árboles,
tus pájaros, tus flores...

miércoles, 9 de marzo de 2016

...Y no me encuentro



Reviso
mis bolsillos espaciales
y no encuentro mis sueños.

Dónde las palabras
que ayer pronuncié?

Y yo, dónde me escondo?

Pregunto a los espejos:
no responden,
a mis fotos de ayer
que bajan la cabeza
        -tal vez desconcertadas-

Me busco
en armarios y cajones.
En los cubre anhelos,
en los arrebatos.
En el árbol delashojasrojas.
Mas allá de los sueños,
mas acá de las frases calladas.

Recupero
bolsos llenos de notas,
cartas, citas,
poemas de otro siglo, yaoxidados,
entradas de conciertos,
gastadas melodías.

Aquel blues, aquel...
y esa canción quetantoamábamos.

Pero a mi, no me encuentro.

miércoles, 2 de marzo de 2016

Poemas de invierno : Como si nada



Inventaste tal vez,
algún pretexto
para tocar mi puerta.
Me invitaste a salir,
como si nada.

Era un anochecer azulconprisa

Las farolas,
bajo la niebla fría
tiritaban su luz.
Y caminamos.
Caminamos sin fin
hasta el amanecer.

Una estrella fugaz
rasgó la noche,
y formulé un deseo.

Tú hablabas sin parar .

Temblaba en nuestros labios
la ternura,
de pronto presentida.

Eran las horas previas.

Y así,
como si nada,
descubrimos
un amor que nacía



miércoles, 17 de febrero de 2016

Momentos : De invierno y tú



Naturalmente el sol en el ocaso.
Naturalmente el mar.
Y tú, naturalmente.

Porque la tierra, el pájaro, la nube
todo te nombra. Todo te reconoce.
Allí, en la transparente oscuridad,
rodeada por el silencio azul,
siento tus brazosytuvozpresentes

Invierno. Ocaso. El mar.
Y tú, naturalmente.

               ***

No se trata de ninguna metáfora.
Se trata de tu piel saborasal .
De gaviotas gritandocomolocas.

Se trata de la bruma.
De la espuma.
De líricos caballitos de mar.
Se trata de que amo tu voz.
De que mi corazón te ciñe entero.

Se trata de tu amor... Es suficiente?

               ***

Tomo el sol con las manos
lo bebo a sorbos lentos.
Despacito.

Llena de luz por dentro
veo mi corazón:
Tequiero. Tequiero. Tequiero...
Cada latidoirregular lo dice

Ahora estoy segura. Fíjate que sencillo.

viernes, 5 de febrero de 2016

Algo de mi



Soy
irremediable aprendizdepoeta.

Colecciono otoños en azul,
días remanso
y sueños imposibles.

-Mi corazón late rebelde-

Me emociona
el arrullo de la lluvia
y el murmullo del viento
en la arboleda.

A veces estoy triste. cuando pienso
lo absurdo de este mundo
y soy un laberinto
entre penas y anhelos.

Tejo y destejo escaleras de dudas
para subir mas alto,
a tocar asteroides con los dedos

-Me late un huracán,
aquí, enelpecho-

Abrazo lo que tengo.
Amo la mar. La noche.
El vuelo de los pájaros.
No me desilusiono
ni me visto de vieja.

Y mis noches se encienden
de música y luciérnagas.

viernes, 29 de enero de 2016

Poemas de invierno : Ya no



No entiendo tu mapa de ruta,
ni borro tan fácil
los presentimientos.

No sé disfrutar la luz sepia
que trae la distancia
ni el enigma de un siempre,
ni lamagiadeunbeso.

No puedo dejar de hacer versos
ni quedarme callada.

No me asombra
no echarte de menos.
No te espero en la mesa del bar
ni te busco detrás
del humo del café.

No duermo en tu hombro
ni lloro a escondidas.
No escucho ese tango
que a ti te gustaba.

No me duele tu ausencia.
No eres.
No estás.
Ni siquiera te pienso.

No entiendo tuseddehorizontes.

Y ya no eres nido.
Ni causa.  Ni puerto.


lunes, 11 de enero de 2016

De invierno y lluvia



Invierno y atardece.
Llueve.
El agua
como caricia de asteroides
resbala en los tejados.
Se adormece
el diminutosilbodelospájaros.

En la plaza desierta,
se besa una pareja
rodeada de vuelos de palomas.

Tiembla trémula
la hierba en la brisa
y un poema en mis dedos.

Sabías que la lluvia
me hace mas romántica?

Asómate e mi alma, amor,
quiero escuchar
untangoenamorado
que anestesie la noche
y la tristeza.
Esta noche de magia de luna
de brujas, de aullido de lobos
y faro centinela...

A lo lejos
unaciudadcansada, parpadea.