miércoles, 19 de septiembre de 2018

De setiembre : Tankas












Lujo de azules.
La bruma, como abrazo,
sobre la cima.
Y un sendero que sube
como buscando el cielo.

               *****

Contemplo el mar
frente al espacio inmenso,
inabarcable.
Mi piel sabor a sal
y el silencio, habitándome.

               *****

Fuga de pájaros.
Añoranza de ti.
Mientras la lluvia
despierta la ternura,
de todas las caléndulas.

               *****

Él era mar,
Lluvia mansa. Laguna.
E irreverente.
Era un poeta bosque
en un día de sol.

               *****

Huyen las nubes
-fugaz arquitectura-
rumbo a la mar.
Llévame, nubecilla,
a ese país del Sur...

lunes, 10 de septiembre de 2018

De setiembre : Teselas












Me gusta setiembre.
Sentarme en el jardín, para ver,
como juegan los pájaros
entre los abedules.
Como se marcha el sol, así, sin prisa.

Y escribirle poemas
a tus ojos, ávidos  de otoño
y a tus brazos
donde caben todos los tequiero.


                      *****

Si ya fuera otoño. Y lloviera,
vestiría mi gorra
y mi corbata a cuadros,
y el impermeable transparente.

Calzaría mis nuevas botas rojas.
Cogería de la mano
la ternura...

Si ya fuera otoño
y un amor me estuviera esperando.


jueves, 30 de agosto de 2018

De ayer y de hoy : Inhumanidad












... Y siguen llegando.
Son muchos. Demasiados.
Llegan del horror.
De su tierra hecha escombros.
Tristes. Inseguros.
Huelen a miedo.
A llanto,

Algunos se quedaron
vagabundos del mar:
Allí, donde el silencio
se duerme en el latir de caracolas.

Otros, deambulan
por desiertos de orillas infinitas.
Nadie los despide.
Nadie sale a su encuentro
para ofrecerles agua
para el camino incierto.

Solo encuentran silencio,
fronteras con cuchillas afiladas ,
portones con cerrojos.
Solo la soledad,
la lluvia,
la noche ensimismada los contempla.

Pero no pasa nada:

Qué es morir de ausencia,
de rechazo,
de... inhumanidad?...

jueves, 23 de agosto de 2018

Ya no




No entiendo tus mapas de ruta
ni borro tan fácil
los presentimientos.

No sé descifrar la luz sepia
que trae la distancia.
Ni el enigma de un siempre
ni la magia de un beso.

No puedo dejar de hacer versos,
ni quedarme callada.
No me asombra no echarte de menos.

No te espero en la mesa de un bar
ni te busco
detrás del humo del café.

Ya no duermo en tu hombro.
Ni lloro a escondidas.
Ni escucho ese tango
que a ti te gustaba.

Ya no duele tu ausencia.
Ya no eres ni estás.
Ni siquiera te sueño.

-No entiendo tu sed de horizontes-

Y ya no eres nido.
Ni causa. Ni puerto,


domingo, 12 de agosto de 2018

Aste Nagusia













Cuando nos llega Agosto
Donosti se parece
a un puzzle de notas y colores.
A una inmensa campana.
A un saxofón  que llora un blues.

El mar
acariciando mi añoranza.

Niños que saltan
en los asombros cotidianos.
Calles
donde el amor se abraza
y música de jazz
saltando a la bahía.

Cuando nos llega Agosto
Donosti es un traje de fiesta
y la playa una alegre corbata:

El detalle. La fantasía.

jueves, 2 de agosto de 2018

Teselas : De agosto

















No me gusta el silencio
de una cuna vacía.
Ni los parques,
donde nadie se abraza.

Ni la gente con prisa.

Quédate un poco mas, amor.
Quiero morir de azul
al sol de tu sonrisa.

             
                ***

Regálame tu nada. Tu vacío.
Las horas
que quedaron detenidas.
Tus minúsculos naufragios.
Ese futuro incierto
de tiempo que no ha sido.

Ahora, que es agosto
y que tu norte está deshabitado.


               ***

En el mar, a estas horas,
hay barcas sin nadie,
balanceándose.
Y una luna rota, sin perfiles.

La muerte sueña sonajeros.

Se dice,
que las olas susurran
canciones infantiles.


               ***

A veces, me descubro
pensamientos perversos.

Escribo.
Me crecen alas.
Me crecen zarpas...
Y me pregunto
por que, a veces,
duelen tanto los versos.

lunes, 16 de julio de 2018

A veces, el poema
















A veces, el poema,
es triste y desamparado
como un niño huérfano
que no se atreve a brotar
y se queda callado,
acurrucadito en los dedos.

A veces, vuela alto y libre.

Rebelde, desafía al viento
y se atreve a ser, águila o cóndor.
O viajar al pasado,
-a ese tiempo sin tiempo
de la infancia-
O se siente bohemio,
vagabundo a pie
por los caminos solitarios.

Otras veces, es poema cristal
que ve caer
la lluvia sobre el pasto
y asomar el alba sobre el mar.
Que escucha el ruido de la calle
y las melodías
que llegan en el viento...
Y siente el sabor del amor
y la ternura
y el olor del dolor.

Y a veces, muchas veces,
se viste de utopías
y es poema con frac y pajarita,
con sombrero de copa
y con un clavel en el ojal.