domingo, 25 de septiembre de 2016

Claveles para Eva (R)


 Enhorabuena, Ilune:

"Premio  RTVE al mejor Cortometraje de Escuela de cine, Calas para Eva, de Ilune Díaz. ( 1.000 euros y emisión en el programa Versión Española )"

Me siento muy orgullosa de ti y un poquito mas, por ser mi relato Claveles para Eva, el que te inspiró tan bonita historia.

                                                        ******

Durante las vacaciones de aquel indolente verano, comencé a trabajar como recadista en una tienda de flores.  El dueño era un viejecito jovial y bondadoso de ojos azules y cabello totalmente blanco. Perecía un enano de cuento infantil.

Aquella tarde, preparó con especial esmero el mas hermoso clavel rojo. Con una ramita de helecho, lo envolvió en un suave papel de seda y lo colocó artísticamente en una caja larga y estrecha. La puso en mis manos y me dijo: A las seis en punto.

Señor -le hice notar tímidamente- creo que se ha olvidado de la tarjeta...
Me miró por encima de sus gafas y me respondió con una pícara sonrisa: La persona que lo envía, desea permanecer en secreto.

Me encantaba llevar claveles a Eva. Era una chica muy especial, bonita y encantadora. Pero estaba pasando por una situación muy triste: Cuando meses antes el joven con el que estaba comprometida, la dejó plantada, todos sin excepción en nuestra pequeña ciudad-pueblo, la compadecieron sinceramente y censuraron indignados la conducta del chico. Mi madre por ejemplo, sentenció que todos los hombres eran iguales y que merecía ser apaleado públicamente...

A Eva, ese fracaso la hundió literalmente. Se encerró en casa, rompió con todas sus amistades, dejó de asistir a fiestas y reuniones... estaba decidida  a dejarse apagar lentamente, o en el mejor de los casos, a convertirse en una aburrida y antipática solitaria.

Cuando aquel viernes le entregué la caja con el primer clavel, parecía una sombra. Me miró con indiferencia. Es para mí?... Tomó la caja y cerró la puerta enseguida, como si se avergonzara de que la viera.

Viernes a viernes, luciera el sol o lloviera a mares, yo seguía llevándole el clavel rojo. A las seis en punto. Primorosamente presentado y siempre sin tarjeta.

Poco a poco fui notando un cambio en ella. Ahora se detenía a saludarme, a darme las gracias. Aparecía mas cuidadosamente peinada y vestida, y empezó a sonreír al hablarme.

Esa noche, cuando entró en la sala de fiesta, todos los ojos se volvieron hacía ella con simpatía. Sonrió a todos con la cabeza erguida y con un cierto aire de desafío, hermosa con su clavel rojo, prendido con naturalidad en su vestido.

Yo volví a mis estudios. Y al siguiente verano, seguí entregando claveles a Eva.
Pero, ahora, sí llevaban tarjeta.

domingo, 18 de septiembre de 2016

Tankas en otoño



Tenaz la lluvia,
desnuda la arboleda.
Asoma otoño.
Hojaspeces naufragan
en el mar del asfalto.

            *****

Llegó tu amor.
-Hablo de aquel setiembre-
Y me llenaste
de lirios la cintura
y de soles las horas.

            ***** 

Tercas tus manos
son pájaros urgentes.
Sol de setiembre.
Volcán, verso, latido,
faro, ventisca, mar...

            *****

Porque tus ojos?
Por el parque en penumbra?
Porque tu piel?
Por eso de la química?...

El caso es quetequiero.

sábado, 10 de septiembre de 2016

Poemas de ayer : En la Calle Tercera (r)



Lo descubrí en la Calle Tercera
aquel atardecer
de un setiembre sin lluvia.
Interpretaba el saxo ajeno al mundo
y su mirada se abrazó a mi vida.

No vi acaso en sus dedos
como un temblor de estrellas?
No percibí en sus ojos
un aleteo
como hecho de luciérnagas?...

Sin mas pretexto
que su sonrisa tímida
le ofrecí mi ternuramasperfecta
y cada tarde compartí su mundo
de blues y baladas
e improvisadas tristesmelodías.

Pero una noche
-y sin aviso previo-
se marchó con mi amor a otros paisajes
deinciertageografia,
dejándome su imagen de bohemio
y sin mi corazón ...

Publicaré este aviso
en los periódicos de mas tirada:

"Se ruega al vagabundo
que interpretaba el saxo
 en la Calle Tercera,
que me devuelva el corazón
que se llevó -tal vez- sin darse cuenta".

sábado, 3 de septiembre de 2016

Teselas con título


          Voz y grito

Como fugaz temblor.
Como arrebato.
Como firma de paz.
Igual que latigazo.
                   Voz y grito.

Como velas al viento.
Como beso que calma.
Como herida que sangra...

Así, el poema.


         Setiembre

Tarde leve. Casi azul.
El sol queriendo entrar.
Un zapato en el suelo
El otro, no sé.

Dos vasos vacíos.
El cenicero rebosando versos.
Un tango en el aire.

Y un papel amarillo, arrugado
Que dice  tequiero.


          Mediterráneo

Niño de color de humo
que duermes entrepecesdecolores
y te acunan
sirenas de pelo azul y caracolas.

Te cantaré una nana,
porque nunca llegaste
al sueño de pan blanco y abedules.

Y sembraré amapolas en el mar.

viernes, 26 de agosto de 2016

Poemas de ayer : En fuga



Nuestra historia
a punto de derrumbe.

La casa es un desastre.
Al jardín le queda poca vida.
Hay sillones vacíos,
y libros por el suelo.

La sopa quedó fría.
Y los vasos con restos de café
por cualquier sitio.

Y he pensado coger una maleta
y marchar
con destino imprevisible,
a cualquier parte.

Quedarán por los cuartos
palabras malheridas,
amaneceres rotos
y restos de naufragios.
Poemas no acabados.
Y ese tango de aquel atardecer
que tanto amábamos...

Las cortinas al viento.
Y el implacable frío del adiós.

Y llevaré
-muy bien amarradito-
tu último combate

y el plan irrevocable de olvidarte.

                                               (1-8-2011)

domingo, 21 de agosto de 2016

Poemas de ayer ... Y era verano



Verano era
un blues en la noche
y una luna insomne,
irreverente.

Melodía en dos notas
de pájaros nocturnos,
dos vasos de gin-tonic
con estrellas.
Undejaquemequede
en un susurro
y un vuélvemeallamar.

Y era verano
y tardes de concierto.

Y había golondrinas,
en la cornisa de la galería.
Y la brisa traía tequieros
y presagios de los abedules.

Y eras tú,
y tu brazo en mi hombro.
Y era yo, poema inacabado,
de existenciales
puntos suspensivos...

Folio en blanco,
en la caligrafía de tus dedos.




domingo, 14 de agosto de 2016

Momentos de agosto II



A veces, pienso que estoy sola.
Pero no. Casi siempre,
me acompaña una niña
de largastrenzasrubias.
Suele llevar un collar de flores.
-son flores celestes
del jacarandá-
Sus ojos verdeazul sonríen paz...

Cuando no está, la extraño.


              *****

Había perdido la esperanza.
La busqué en cajones
y en veredas.
En las noches insomnes,
en la estela delamadrugada,
en el árbol de hojas azules...

Y de pronto, un día,
       -desnuda como el agua-,
se posó en mi hombro.

Estoy aqui, me dijo...


               *****

Cuando llego
me abrazo a su tronco.
 Ella,
inclina su ternura hastamismanos.
Le sonrío.
Le agradezco su sombra y compañía.

Las dos, la higuera y yo,
cada día, a la caída de la tarde,
conversamos...