miércoles, 7 de diciembre de 2016

Tankas (para tantos niños)

















 Pienso en vosotros
pajarillos sin alas,
niños oscuros.
Que lejos la alegría
la casa, los juguetes...


          *****

Mar en los ojos.
Olas rotas en lágrimas
sobre las rocas.
Y esa nieve insumisa
con ganas de besar.


          *****

Miras la luna
sobre esa soledad
de campanarios.
Pasa un aire sin rostro.
Y el mundo sigue andando.


          *****

Llegó diciembre.
Llueven sobre la tierra
flores de nieve.
Tus manitas tan frías...
Y yo, hecha de hielo.

martes, 29 de noviembre de 2016

Teselas color ausencia










Me gustaba, recuerdas?
escuchar el ruido de la vida
caminando en voz baja.
                         
Y sentir, junto a ti,
esa brisa del Sur
que le baila amoresalasrosas.

En esa paz sencilla
imundándonos, cálida y azul.


                  ******

Miro arriba. Y te veo, ahí,
sonriendo feliz,
a flor de nebulosa.
Pegadito a la piel de la luna.

Tan lejos.
                Tan cerca.

Dime, amor, tú lo sabes?:
En que consiste estodevivir?...


                  ******

Y dime,
Que haré con mi ternura?
Con los versos escritos
cuando aún piel,
aún amanecer
de pajarillos locos?...

Que haré, cuandollegalanoche,
y no llegas?...

martes, 22 de noviembre de 2016

Nieve en los ojos ( Relato )


















La llamada la recibí en la oficina. Un comunicado aséptico, neutro, con la eficacia que da la costumbre: "...el camión perdió el control a causa de la nieve y arrastró el coche hasta la mediana de cemento  y..."

Ni su coche ni él sobrevivieron: Traumatismo craneal múltiple. Pérdida de las dos piernas... y de mis esperanzas, sueños, deseos y sentimientos mas primarios.

                                              
                                                  **********

A veces regreso.Vuelvo con un escaso equipaje y me quedo apenas unos días. Solo el tiempo necesario para recorrer los solitarios senderos, el enmarañado jardín.  Para deambular por la casa. La casa desierta, fría, tan llena de fantasmas. Y de recuerdos. Y de dolor a oleadas, recurrente.

A lo largo de estos años, a veces lo he pensado: Volver y quedarme. Arreglar la casa.  Volver a hacer de ella un lugar confortable, acogedor, como entonces... Lo he intentado. Pero imagino el rostro risueño tras la cortina. El vaivén de la mecedora en el porche. La huella de su cuerpo en la butaca del salón... Y no puedo soportarlo: Me sumerjo en aquella mañana de invierno. Y veo de nuevo la nieve. Y su coche destrozado. Y su cuerpo recorrido por mil trizaduras, desfigurado, roto.

                                                 **********

He llegado hasta el acantilado.-en el camino encontré una huella de bicicleta-
El mar, pacífico, grandioso, me devolvió un poco de calma.
Luego, casi sin darme cuenta, seguí el sendero desconocido que nunca habíamos llegado a explorar.

Al doblar un recodo, divisé una pequeña playa, ahora solitaria.  Algunos pequeños barcos, veleros en su mayoría, dormían su nostalgia de sol cerca de la arena. Y formando un arco, se desparramaba un pequeño poblado que descansaba en una depresión.  Casas blancas, bajas, de techo rojo, se apiñaban alrededor de una iglesia.

Me acerqué. Las notas de una canción melódica me llegaron nítidamente.
"Quizás haya un restaurante con un piano.  Quizás pueda descansar y comer algo"...

Cuando entré en el pueblo, me crucé con algunas personas: Dos mujeres que se disputaban la palabra. Un viejecito solemne con bastón y un gran sombrero, me miró con curiosidad.
Tres chavales jugaban a las canicas agazapados en el suelo polvoriento.
Hola, hay algún restaurante en este pueblo?...
Uno de los chicos señaló con la mano: En esa esquina, ve el letrero?...

Me detuve en la puerta. Una barra se extendía de pared a pared. Detrás, un gran espejo duplicaba cuatro o cinco mesas. Y en el fondo, sentado al piano, un hombre con camisa negra y pelo rubio que le caía sobre la frente, interpretaba la canción "Hay humo en tus ojos".

Me senté en una mesa y pedí algo de comer.
De pronto, el hombre que tocaba el piano, se acercó con un vaso de cerveza en la mano: Me permites?... y sin esperar respuesta se sentó frente a mi. Noté que estaba borracho.


Tal vez mi soledad. Tal vez algo que vi  en sus ojos. Tal vez, mi forma de ser... Le sonreí, y hablamos.
 
                                                 **********

...Avanza de puntillas la primavera. Se alargan las tardes y se entretienen vistiéndose de luz, de colores vivos.
Se alargan las tardes. y se alargan nuestras charlas... Él ya no bebe y yo he vuelto a sonreír.

El tiempo se llevó la nieve. Ahora, en el camino del acantilado, hay dos huellas de bicicleta.

martes, 15 de noviembre de 2016

Algo mas de mi











 Tengo un campo de flores.
Un perro que me ama.
Un corazón que late
siempre en desorden.
Y poemas perdidos
quien sabe donde.

Tengo ya muchos años,
mucha memoria,
pocos amigos y muchos sueños.

Tengo los ojos claros,
el pelo rubio
y a veces, muchas veces,
uso corbata.

Unas veces soy yo,
otras soy otra.

Soy alondra y espada.

Habito
en las piedras del camino.
En la mirada
de una mujer perdida.
En la sonrisa del niñosinnada,

En esa estrella que señala al Sur.

Y habito,
un  cielo que no existe,
si no lo habitas tu.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Momentos
















Otoño es una araña
que construye una estrella
en una esquina.

Dos vasos olvidados
en una alfombra gris.
Es un cuarto en penumbra.
Son tus ojos marinos.

Es,
la muerte diminuta de una flor.


               ***

Llegó noviembre
como temblor azul en el paisaje.
Y hay
como estallido espontáneo
de ternuras.
Y tu  amor, como geometría
de soles en el aire.

Llegó noviembre,
y un anhelo de arboledas
avanzándome.

               ***

Que soy, amor?, 

Eres lluvia, -dijiste-.
Una flor silvestre.

A ratos viento en calma.
A ratos, vendaval.
Unas manosnido.
Una nube viajera.

Y también, un poema.

lunes, 31 de octubre de 2016

Monólogo V













Me gustan
estas tardes de otoño,
tan cálidas aún, tan limpias,
tan casi azules.

Salgo a sentarme
bajo la trémula sombra del sauce.
Hay nidos en las ramas
de pajarillos locos
que se acercan a mi para mirarme
con sus ojos redondos
y sus finísimos dedos de alambre.

Me gusta estar sola.
Escucho jazz y decido pensar.

Pensar...

Como si fuera posible
darle al mundo la vuelta.
Como si fuera posible entenderse.
Como si fuera posible la paz.
Y el amor...

-y eso me pone triste .
como flor deshojada en la hierba-.

Dime, amor,
era real el color de tu mirada?
Sabes?  Te necesito

Ahora,
que han florecido ya los crisantemos.

sábado, 22 de octubre de 2016

Haikus para octubre
















Notas de lluvia.
En pentagrama oblicuo
blues de otoño.


Besos de agua
despiertan los instintos
de los gorriones.


Patos salvajes
en vértice perfecto,
allá en la altura.


La luz se esconde.
Duerme la enredadera
su desnudez.


Un bar bohemio.
Un rincón en penumbra.
Un tango. Tú.


Tenaz la luna.
La silueta de un gato:
Ritual de magia.


Y son cometas
las hojas del otoño
buscando sueños...