lunes, 30 de abril de 2018

Mi cuarto ordenado
















Que agradable la imagen
de mi cuarto ordenado.
Donde ha quedado
mi habitual desorden?

Bolígrafos, carpetas, marcadores,
todo en su sitio.
Nada de folios sueltos,
ni cuadernos abiertos,
ni poemas a medio terminar.
Solo música y soledad
en el sofá abrazadas,
susurran en voz baja.

-Que bien suena ese tango nostálgico-

Tras el cristal,
un pajarillo detiene su vuelo
y hay mariposas tímidas
en el aire de abril.

Un poster en la pared naranja
me  transporta a una tarde de mar
y las fotografías,
actualizan momentos ya pasados.

Un bolígrafo y un folio, en blanco,
sueñan versos futuros.

Que bien suena ese blues.
Que bien huele el café recién hecho,
en la paz de mi cuarto ordenado.

domingo, 22 de abril de 2018

A veces la rima
















De un lejano sendero abandonado,
he tirado tu amor, por la pendiente
Sin trauma. Sin dolor. Conscientemente.
He tirado tu amor, y no he llorado.

Emigrando su invierno irreverente,
por el cielo una alondra ha pasado.
He seguido su vuelo acompasado
y me puse a silbar, indiferente...

Mi corazón quedó deshabitado.
Nubes rojas vagaban por los cerros
y el cielo se burlaba descarado.

Entré después en un supermercado
y compré una loción antirrecuerdos.
He tirado tu amor.  Y no he llorado.


jueves, 12 de abril de 2018

Poemas de hoy : 2018, aún














Ahora solo ve
la negrura helada de la noche
y una luna alzada
allá, en la altura.
Ahora solo oye
las aullidos del viento
que arrastra  harapos calcinados.

Anoche, vió luces oscilantes,
humo y estruendo,
sobre las casas que se derrumbaban.
Silbido de misiles,
explosiones y gritos
de gente que corría.
Vió cuerpos rotos
y juguetes sin niños
entre el fuego y el fango.

Aún sigue escondido:
El terror. Sus ocho años enteros,
no lo dejan salir.

Le duele el frío, la soledad,
el hambre.
Le duele el donde está papá y mamá.
La casa. Los niños y la escuela.

No tiene nada. No tiene nadie...

Solo tiene una piedra en la mano
para arrojar a un dios inalcanzable.

lunes, 2 de abril de 2018

Indeciso y voluble
















Irreverente abril
indeciso y voluble,
balancea su hechizo por los parques.
Proyecta una cigueña
su sombra estilizada sobre el césped
y el lago sueña
su nostalgia de mar.

Dos pajarillos vuelan a encontrarse
y la brisa nos trae
aroma a hierba nueva, tiernecita.

Alondras en la tarde.
Almendros y sus flores
y la foto del mar entre la bruma.

Manchas azules, blancas, rojas
de tulipanes en lo verde.
Ritmo de jazz
en la glorieta de la plaza
Luz a cántaros,
por parques y avenidas.
Mariposas. Colores agresivos.

Por un cielo sin nubes
navegan barriletes infantiles...

Y el sol en tu mirada, deirreverenteabril.