lunes, 17 de diciembre de 2018

Poemas de ayer : Eran siete abedules
















Crecían al borde del camino:
Eran siete abedules.

En sus ramas ensayaban trinos
los pajarillos nuevos,
y cada primavera,
el viento enamorado susurraba
viajeras melodías.

Pero un día
alguien
desde un despacho anónimo,
decretó su sentencia de muerte.

Ahora yacen,  verdes aún,
mutilados sobre el polvo del camino.

Verdes, aún.
Aún palpitando.

Nadie se les acerca.
Nadie oye su voz definitiva.
Solo
pajarillos inquietos,
vuelan su alrededor, desorientados,
tal vez buscando
su nido destruído.

Eran siete abedules.
Y vivían al borde del camino...

lunes, 10 de diciembre de 2018

Momentos : De ti



Soy
ese poco de mar que necesitas,
cuando la noche.

Ese ritual de fuego
cuando la tarde duerme,
entre niebla y farolas.
La mano que recoge
tus pequeños naufragios cotidianos.

La que regresa  a ti,  cuando la sed...


                    *****

Llegaste
vestido de intemperie
bajo el signo leve de la lluvia,
como un barco perdidoentrelabruma.
Sin equipaje.
Cabalgando silencios.
Hablabas el idioma de las olas
y yo te comprendí.

Llegaste, amor,
con esa vaguedad de lejanía...

        
                    *****

... Y por eso te quiero.
Porque  tus dedospájaro
dibujan melodías en mi espalda.

Porque yo bruma
y tú, barco de vela.
Porque cuando me abrazas
me hago pequeñita,
me siento mar, lucièrnaga o alondra...

Y regreso a las tardes
de jazz y de amapola.

domingo, 2 de diciembre de 2018

Poemas de ayer : Señales de humo



     
                     















                                                           
Te busco por caminos y por días,
en los atardeceres
.y en las madrugadas.
Te busco en las canciones, en los versos.
En la ropa colgada
en azoteas lánguidas.

-Dejo señales de humo
que ayuden a encontrarte-

Te busco por el viento
-aunque suelo fingir
que persigo quimeras-
Y voy colgando notas de los árboles.

He mirado en el parque, donde iba,
cuando el amor
y la ilusión
y eso...
Pero todo es en vano: No te encuentro.

Y he pensado
mandar un telegrama donde diga:
Mujer triste y poeta
con falta de ternura
y resaca de sueños,
llama a tu  corazón desconocido.
Contesta, por favor...

Es mi último aviso, forastero.
                                               
                                                       * Un pedido especial de Fer