viernes, 26 de septiembre de 2008

CON VERSOS AL OTOÑO

DESAYUNO CON MÚSICA


Todo funcional en la cocina:
La vajilla respira tranquila.
Los grifos están mudos.
No hay restos de cal,
en el lavavajillas.
Y la vitrocerámica reluce,
casi, casi,
como en un anuncio de Balay.

En los armarios, hay botes de cristal.
Pastas inglesas,
y otras, con menos pedigrí,
se ajustan al espacio en los estantes.

En el jardín,
las hojas del otoño, son cometas
en órbita de algún sueño extinguido.

Subo el volumen de la música:
Detrás del frigorífico,
veo asomar
la sonrisa, total, de Frank Sinatra,
y me siento volar...

Tomaré un té, cargado de recuerdos,
me digo

6 comentarios:

idoia dijo...

Ante una humeante taza de recuerdos, bañados en té,y con los párpados cerrados estoy viendo tus ojos juguetones bailando en la voz de Sinatra. Encantada de "re-conocerte" en este blog y prometo visitarlo asiduamente

Soco dijo...

Gracias, Idoia por tu comentario tan cariñoso y tan poético.
Casualmente hoy intenté enviarte un correo y no sé, que estaba mal, porque me lo rechazaron.
Fíjate que te mandaba la dirección del blog y la invitación para la tarde de poesía en Altxerri, el día 1 de octubre. Si cuando yo digo que ya existe la telepatía...!
Un abrazo apretado y hasta pronto.

mtl dijo...

Tu apacible poema embellece los tardíos recodos de la existencia; tapizados con hojarasca de vivencias...

HOJAS OTOÑALES

Cubren el suelo.
Yo intento no pisarlas...
¡Están muriendo...!

P.D. Algunas de las fotos que adjuntas tienen, detrás, una emotiva historia. Enviaré a vuestros correos la que se me hizo más curiosa.

A.R. dijo...

Hermoso tu poema. Y hermosa la música que lo acompaña.
Me ha emocionado. Besos

Anónimo dijo...

Leo con mucho gusto tus poemas.
Siempre me dejan un sabor dulce y a veces melancólico.Hasta el próximo y gracias.

Inés dijo...

No sé que decirte solo se que me estoy aficionando a leer poesia.
Gracias y otro beso