viernes, 20 de agosto de 2010

EL RELATO DEL MES : INMOVILIDAD




Prisionero en la soledad de la silla de ruedas. Con la nostalgia a cuestas. Con la añoranza de campo, cielos mar... De aquel pueblo y hogar lejanos. Empantanado en el rectángulo gris, limitado por tres paredes y un ventanal de madera carcomida y seca.
Inmóvil. Puestos los ojos y el alma en el banco vacío, espera. Espera, como todas las tardes, que ella aparezca.

Escucha por fin el murmullo de unas risas y el sonido de unos pasos rítmicos. y una lluvia de cascabeles se desata en su pecho.
La ve avanzar musical, ligera, armoniosa con un niño de la mano, disputando su atención. Ve como llegan al banco y se sientan a la sombra de un árbol.

Abril, como él la llama, aparta el pelo de su cara y pasea su mirada por el parque.
Una catarata de sol se descuelga de los sauces y convierte el surtidor, en una fiesta de cristal.
Tal vez detiene sus ojos un instante en su ventana,. Tal vez intuya que alguien la observa anhelante.
Luego saca de su mochila los paquetes con la merienda. Desenvuelve y da uno al niño... mientras él observa todos sus gestos, el movimiento de sus manos de sus labios... esa suavidad que tanto lo cautiva.

Esa escena, indiferente para tantos, llena toda su soledad y rompe tarde a tarde, la monotonía de su vida sin calor y sin color. Se conforma con eso : con ser un testigo distante y anónimo... Desde su celda de cemento, cerámica y cristal, perdida en un punto minúsculo, del inmenso edificio, donde tiene su morada, la mira, la mira...

Ella recoge los papeles y sonríe. Saca un pequeño espejo. Sonríe. Sus manos como inquietas mariposas acarician el pelo dorado del chiquillo. Y sonríe...
Luego, cumplida su tarea de canguro, devuelve el niño a la madre y se pierde, grácil, por un sendero del parque.

Y él queda inmóvil por un tiempo, rememorando cabello, ojos, colores, gestos, movimientos... Luego, lentamente gira la silla y la conduce al interior de su cueva.
A esperar que el día se apresure, que el resto de la tarde sea corto, que llegue la noche...

Qué otra cosa puede hacer él, pobre paralítico enamorado!

23 comentarios:

Amadeus dijo...

Tal vez, con su mirada enamorada, construye un universo posible.
Universo más vivo que el mundo de la ilusión de la participación…
Precioso relato, luminoso como todo lo que escribes.
Besos

Gustavo dijo...

Es el detalle minucioso lo que hace, Soco, musical y emotivo al relato. Piadoso, diáfano y...qué más decir. Me has hecho vivir el momento. Eres observadora y meticulosa. En el todo, están las partes (destacadas); cada partícula animada de esta "inmovilidad" que tu describes con el corazón, conmueve. Saludo cordial.

MiLaGroS dijo...

Me ha conmovido Soco, de verdad.Escribes muy bien. Llegas profundo. Disulpa que a vees no te visite. Agradezco tus visitas muho y tu amistad pero estoy muy vaga ultimamente. No llego a todo. Mil gracias por todo que reibo de ti. Muhos besos

Leonel dijo...

Tu relato me toca el alma, Soco, y no sólo por el maravilloso modo de narrar que tienes, lleno de poesía y detalles que me sumergen en la escena , me la hacen ver con tus palabras, por algunos meses hace 5 años, estuve en las condiciones de no mover ni siquiera un paso y todo tu mundo pasa a través de una ventana, donde ves todo que gira y tu estás allí, inmóvil. Por suerte siempre se puede más, la voluntad sirve a levantarse y a obtener mucho más de lo que se puede pensar.
Te mando un fuerte abrazo y un beso grande.
Leo

Amante de la poesía dijo...

Tus relatos delatan a la poeta. Tienen ritmo, luz y belleza. Y una forma de narrar muy personal.

Abrazo .

AROBOS dijo...

Es un bellísimo relato; contiene los mismos hermosos recursos literarios de tu poesía y es una historia llena de ternura. Un placer leerte.

INMA dijo...

Maravilloso, lleno de ternura y de amor imaginado, pero cierto. Una historia feliz llena de poesía.
Voy a leer lo atrasado. Besos y cariño.

Inma

virgi dijo...

Mi linda Soco, menos mal que estás aquí para leerte. Se me llenó la habitación con tu mirada que mira al que mira, enamorado de la vida.
Besos, maravilla

Juanma dijo...

La descripción del amor y de la soledad es sencillamente perfecta. Colmada de sensibilidad, elegante, certera, triste y, al mismo tiempo, llena de esperanza. Me quedo pensando que la elección de ese banco, y no de otro, no es en ella casual.

Besos.

Piel Roja dijo...

Me gustan tus poemas y no menos tus relatos llenos de poesía.

Hermosa historia de amor, dolorosa, tierna e inquietante, en la que como dice Juanma,se intuye tambien un rayito de esperanza.

Siempre gracias. Osvaldo

INÉS dijo...

Un saludo de sabado y un abrazo por este
maravilloso cuento.

Inés

Jose Zúñiga dijo...

Nadie mira como tú. Porque para escibir esto, aparte de tener soltura, oficio y sabiduría, hace falta mirar mucho. Con los ojos del alma sobre todo.
Aprendo de ti en los haikus. Tendré que aprender en los relatos, aunque yo en prosasoy como más a lo furioso.
Muxu

ADELFA MARTIN dijo...

Las maravillosas facetas del amor...el ser humano se pliega a los caprichosos juegos de la vida, sin dejarse abatir por ellos, a veces incomprensibles...el corazòn, ese màgico motorcito, suele decirle: estas vivo, tienes derecho...

Hermoso relato

mis abrazos amiga

SARA dijo...

Qué bello relato, es un gusto disfrutar de la belleza y frescura de tus textos.

Todos los comentarios son estupendos , me encanta leerlos, el de Amadeus en especial, me parece muy acertado.

abrazo. Sara

Anónimo dijo...

Hermoso relato de corte realista, tratado con profundo lirismo. Consigues la belleza en la expresión y en la estructura. Tierno y creible Y tambien con un toque de esperanza.

Saludos. Luis

Maria Sanguesa dijo...

Es precioso este relato, me parece muy hermosa la forma de tratar el sentimiento del personaje que ama en la distancia... desde su inmovilidad física hace volar el amor desde lo más hondo su mundo interior y parece acariciarlo todo con él. Muchos besos.

Ana María García dijo...

Había quedado enamorada de tu poesía y ahora me quedo enamorada de tu prosa.
Estupendo modo de contar historias. Eres adorable.
Besos señora de las letras.

SUSANA dijo...

Querida Soco
¿se puede amar sin esperanza? ¿se puede ser feliz con ese amor aun sin ser correspondido?... Yo creo que si, y entiendo que vos así lo sugerís en este relato.
Precioso. Me ha emocionado y encantado.

Muchos besos. SU

Mikel dijo...

Un mundo de soledad iluminado cada día por el amor. ¿no estamos todos prisioneros por algo?...

Mikel

JUAN JES dijo...

Es un gusto llerte SOCORRO, das una sombra de árbol bueno a quienes te leen, y tanta naturalidad siempre se agradece. Abrazos

JOSELU dijo...

Tierno y desolador lleno de poesía y sinceridad. Quizás un velado optimismo.

Saludos.

FERNANDO dijo...

Vengo de leer tus teselas y en este relato, sigo sontiendo la bellaza de la poesía.

Emotivo y hermoso.

María Socorro Luis dijo...

Muchísimas gracias y abrazos para todos.
Me siento muy honrada y feliz con vuestra presencia, y halagada con vuestras palabras.

Con todos vosotros.