miércoles, 19 de junio de 2013

Un sencillo relato : Animales



Pensó que aquella herencia insospechada cambiaría su vida.  Y así fue.
Siempre había vivido llena de carencias, deseando cosas, sintiéndose por ello inferior a todas sus amigas.

Así que lo primero, sería comprarse un montón de ropa. La mas elegante, la mas cara, la mas increíble... Cuantas veces frente a una gran vidriera llena de vestidos fantásticos, de abrigos imposibles, de zapatos...oh, los zapatos, había sentido como una sensación de frustración, de inferioridad...

Ahora podría comprarse todo lo que deseara, podría viajar adonde quisiera. Y no se sentiría tan sola, pensaba.

Aquella tarde, en la boutique mas,  mas,  adquirió, casi sin mirarlo lo mas caro que había: un precioso abrigo de piel de leopardo, modernísimo, suave y sofisticado, unos zapatos de piel de cocodrilo y un bolso de piel de serpiente. Pagó con un talón y dejó una impresionable propina.

Esa misma noche, organizó una fiesta en su nueva casa para sus amistades. Nadie falto.  Llegaron, cenaron, bebieron, bailaron, se emborracharon y se fueron. Y ella quedo tan sola como antes. Tal vez, mas sola que nunca.

Se sentía mareada. Quizás también un poco borracha.  Se descalzó. Al entrar en su dormitorio, notó que algo se movía entre los almohadones de la cama. Allí estaba.  Era un  pequeño cocodrilo de ojos color ámbar y larga cola. La miró con ojos tranquilos y se esfumó veloz por el pasillo.  Frotó los ojos... estoy soñando?

Entonces la puerta del armario se abrió lentamente y vio como el abrigo que estaba colgado, se deslizaba y tomaba forma de un leopardo auténtico.  Y vivo.  Vino hacia ella con ojos mansos, lamió sus pies desnudos y bostezando se sentó en la alfombra junto a su cama.
Por muy extraño que parezca no se sintió asustada ni gritó de miedo.  Claro, porque será un sueño, volvió a pensar.

Instintivamente buscó con la mirada el bolso que había quedado sobre la mesita de luz, pero se había transformado en una bonita serpiente.  Sus hermosos colores negro, verde y oropel, brillaban bajo la tenue luz del velador. Se desenroscó lentamente y se deslizó con ondulados movimientos hacia la terraza.

Qué podía hacer?  Desde luego, no tenía miedo ni en ningún momento se sintió amenazada,  así que se tiró en la cama para tratar de pensar.

Nueve o diez horas después, la despertó el sonido del teléfono.  Mientras hablaba, y aún medio dormida, recordó lo sucedido la noche anterior.  Frotándose los ojos, miró a su alrededor, pero no vio nada: el abrigo-leopardo, el bolso-serpiente y los zapatos-cocodrilo habían desaparecido.
Se sentó a pensar y la verdad es que sintió un gran alivio.  Sabía por qué.

Ahora, a veces tiene la sensación de que alguien la observa desde algún rincón,  pero no tiene en absoluto nada de miedo.  Al contrario.  Y sabe por qué.

26 comentarios:

ANÓNIMO II dijo...


Me gustas mucho como poeta y me gustas mucho como narradora.

Tu "sencillo" relato es encantador y encierra un importante mensaje. Me encanta el final, tan para imaginar...

Besos.

VivianS dijo...

Excelente Soco. Vaya cierre! A veces yo también me siento observada cuando abro el freezer, pero tengo mi conciencia tranquila ji.
Un beso

Sarco Lange dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
María Socorro Luis dijo...


Me alegra mucho volver a encontrarte por aquí, Vivian, viajera impenitente...

Mi abrazo

MALENA dijo...


Creo que tu "sencillo" tiene mucha miga.
Voy a leerlo de nuevo porque me ha intrigado, yo también amo a los animales...

Besos

mariajesusparadela dijo...

Muy bueno.

virgi dijo...

Ni te imaginas lo que me ha gustado.
Además, una excelente lección, fantástica. Volveré a leerte con más detenimiento.
Besos, pura alma y corazón eres.

GRACIELA L dijo...


Tanto en poemas como en relatos, siempre encontrás el final que destaca.

Me gusta tu poética manera de narrar, aflorando la poeta que sos

Abrazo porteño (con frío)

SIL dijo...

Belleza con moraleja.


Abrazoybeso.



SIL

elisa lichazul dijo...

observadores y observados
a veces estamos de un lado , a veces del otro
muy buen texto Soco
abrazos

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Socorro:

Ahora sé a dónde fue a parar mi billetera de fina piel, hace ya varios meses la tenía perdida...

Un abrazo.

Sneyder C. dijo...

Socorro, fantástico tu relato con un final para pensar un poco…
Mi felicitación amiga poeta.


Un inmenso y cálido abrazo

SARA dijo...


Una escapada para felicitarte por este bonito relato. Como siempre un gusto y unos minutos muy agradables, en tu txoko.
Besos por cientos.

Sara

PIEL ROJA dijo...


Me ha encantado tu relato. Sencillo?
Tal vez en la forma, no así en el contenido.

Besos. Osvaldo

OSVALDO dijo...


(Por cierto, quise mandarte un e-mail
y no he podido)

María Socorro Luis dijo...


Claro, Osvaldo. Terra ha eliminado a España de sus correos. Ahora mi correo es:

socopoemas@terra.com

AUGUSTO dijo...


Interesante y metafórico. Una fantasía bien llevada y final abierto a la interpretación.

Me ha gustado mucho.

PILAR dijo...


Un bonito relato. Ya veo que te desenvuelves de maravilla, también en este género.

Besitos

estrella dijo...

Hola Socorro!!!
Vengo a tu casa y desde ya te comento que para quedarme, tú me has dado el empujón que me faltaba con tu visita y sólo puedo decirte, gracias!!!
Sé por lo que te he leído que eres una gran poetisa pero en relatos también eres muy buena, éste es magnífico, de una manera muy sutil nos dice que las cosas materiales no nos da la felicidad, ni nos quita la soledad,
Con tu permiso me quedo por aquí.
Un abrazo!!!!

Amando García Nuño dijo...

Efectivamente, la herencia cambió su vida. Excelente la atmósfera que vas creando.
Un par de detalles, "herederos" -imagino- de las prisas: Las propinas suelen ser impresionantes, difícilmente impresionables. Y el por qué, en este sentido, se acentúa. Disculpa.
Un abrazo, compañera.

LOLA dijo...


Me encanta. Me has hecho vivir el relato, y he captado el mensaje.

Besos

María Socorro Luis dijo...


Bienvenida Estrella y encantada de que te quedes. Te encuentro siempre en el txoko de Montxu y he pasado a veces por tu espacio. .Aunque no soy muy dada a los comentarios, ayer me impresionaron tus fotos de la lluvia y tu hermosa manera de poetizarla.

Gracias por tus palabras. Nos seguimos viendo?...

Otro abrazo

María Socorro Luis dijo...


Gracias Amando, siempre, por tus palabras. Y por esos "detalles", herederos de mi habitual despiste.

Sabes que me gusta muy especialmente "tu" poesía, compañero.


P/d "Impresionable", no puede aplicarse, a la persona que la recibe?... la propina, digo.

L MARCELO dijo...


Querida Soco.

Impresionante e impresionable tu relato.

Te dejo mi abrazo y mi admiración.

MANU dijo...


Original también tu relato.

Mas besos

María Socorro Luis dijo...


Muchísimas gracias a todos. Gracias por compartir mi pasión por la poesía.