jueves, 12 de febrero de 2015

Poemas de siempre : El comisario



Cerró el libro,
descruzó las rodillas
y se levantó
como de un ensueño.

Se acercó a la ventana.
Contempló la bahía
dorada
conelsoldemediatarde
y caminó
hasta "el cuarto de visitas".

Una cortina dehumodetabaco
sobre la luz de flexo
y un muchacho desnudo
de rodillas.
- quemaduras,
como lunas desiertas en su piel -

No ha confesado aún?

Y bajando la voz como susurro:
Usad bolsas de plástico.

Desanduvo el camino.
Contempló de nuevo la bahía
y volvió a sentarse.
Abrió el libro
y siguió leyendo a Federico:

... la muerte me está mirando
desde las torres de Córdoba".

21 comentarios:

JUAN A dijo...


Y parecen normales y hasta buenas personas...

Eres genial. Besos también

poemas lichazul dijo...

tú poema deja de manifiesto algo que se está haciendo contagioso
cuántos se disocian Soco
no solo en estamentos policiales sino en la misma vida
a veces me basta con leer comentarios y saber lo pobre que está la gente de empatía

besitos

MARIO dijo...

Es vergonzoso que en el siglo XXI se siga triturando, con la misma naturalidad que leer poesía.

Gabon. Musu bat

danilita21 dijo...

El mundo está lleno de lugares y personas vacías. Me pregunto cuantas se reencuentran con mirar el mar... Pero ¿Por cuanto tiempo? Abrazos lunares querida Soco

P MPilaR dijo...

la compraventa desalmada de lunes sin sol
de lunas sin sal
del otroladoqueeseste de la bahía: poesía ápoda, ésta, Soco!!!


musu bat

©Laura Caro dijo...

De todos los psicópatas dictadores, siempre me ha llamado la atención eso : la aparente sensibilidad hacia el arte en cualquiera de sus manifestaciones y la real insensibilidad en la vida que viven.

Impecable.

Un abrazo enorme.

Julio Dìaz-Escamilla dijo...

Dolorosos "recuerdos" han poblado mi mente:
Me ha salido una luna en el cielo de la boca, con acidez de aceituna y el temblor de una gaviota, y me ha atrapado la angustia que habrá sentido Lorca cuando la uniformada turba, celosa de su gloria ¡fusiló sus auroras! (...).
En fin, querida, graciasportutalento. Un beso.

mariajesusparadela dijo...

No es posible leer poesía y asumir la tortura con naturalidad.
No quiero que sea posible.

Verónica Durán González (MUJERCIERVO) dijo...

No necesitamos milagros, lo que necesitamos son espejos.


Un abrazo.

GEMMA dijo...

Es tan incomprensible a veces la mente humana...

PIEL ROJA dijo...

Y se sigue torturando, a veces entre verso y verso...

TORO SALVAJE dijo...

Que fuerte...
Como un autista hijo de puta...

Besos.

Augusto dijo...

Increible la mentalidad de tanta gente, pero es así y a mi me consta, por desgracia.

Un fuerte abrazo, poeta.

SUSANA dijo...

No puede entenderse tanta aparente normalidad, con algo tan terrible como la tortura. Aparentan ser normales y son mostruos.

Muchos besos

JAVIER dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
GUSTAVO A dijo...

Genial este poema. Denuncia y reflexión. Besos.

Amando García Nuño dijo...

¡Qué poco comprendéis a los que amamos
toda esa poesía
que cabe en una orden, por ejemplo,
(tan dulcemente escrita)
de otorgar, como hice yo en Srebrenica,
la vida eterna a diez mil
seres perdidos en una estrofa bosnia.

(Firmado: Radovan Karadzic, poeta incomprendido de la vida, y sobre todo, de la muerte)

Abrazos, siempre

María Socorro Luis dijo...

Sí, sobre todo de la muerte, Amando.

También los criminalesgenocidas, responsables de tantísimas muertes, leen y escriben poesía...

Graciasyabrazos, siempre.

Maria Rosa dijo...


Son capaces de leer poesía y quitar la vida de la forma más cruenta. Doloroso por lo real. Por lo visto es la forma de obtener información de todo el mundo, yo creía que eso sucedía en nuestro tercer mundo solamente.

Un abrazo.

María Socorro Luis dijo...


Por desgracia, Mariarosa, lo que sucedió en un tiempo en la Escuela Mecánica de la Armada de tuycasimi país, ocurrió y sigue ocurriendo en muchas comisarías de casi todos los países del mundo. Gente, aparentemente normal, que hasta lee poesía...

Un abrazo muy fuerte, querida.

ANÓNIMO II dijo...

Brutal, Y delicioso. Mil besos