jueves, 6 de agosto de 2015

Relato : Mi pequeño primer poema












Te acuerdas?
Tenías entonces siete años y medio y convalecías de una grave enfermedad. Eras un niño alegre y responsable, con una gran imaginación y sensibilidad.

Aquel fin de semana, Sara y Ruben  nos invitaron a pasar dos días en su velero. Iríamos por el delta del Tigre, en la desembocadura del Rio de la Plata. - "ya verás que bien le sienta a Pablito el aire del mar"-, había dicho Sara.

Tú estabas pálido  y flacucho, pero la idea te entusiasmó. Puedo llevar la guitarra? Y la caña de pescar?  Preparamos todo. Gustavo, con sus apenas seis años, quiso llevar su bombo indio y sus soldaditos. Y así, cargados, como si de una gran travesía se tratara, llegamos al puerto para embarcar.

El primer día navegamos por el laberinto de canales que forman el delta.
Ruben y tú intentabais pescar.  A veces conseguías sacar algún pequeño pez, pero enseguida sentías pena y lo arrojabas de nuevo al agua.  Nosotras charlábamos al sol, en cubierta y Gustavo jugaba, apasionado como siempre, con su colección de soldados e indios.

Al atardecer, con las velas izadas, enfilamos mar adentro.  Era una delicia sentir la brisa marina sobre el rostro, mientras el crepúsculo duplicaba todo su esplendor sobre las aguas quietas.

Anclamos lejos de la costa.  Después de cenar las ricas empanadas criollas  que había preparado la abuela, comer fruta y beber un gran vaso de leche -yo estaba asombrada de vuestro apetito-  salimos a cubierta.
La noche era impresionante: arriba la bóveda del cielo insondable, abajo, la inmensidad abismal del mar, sereno, como dormido en su vaivén...

Hacemos un concierto?
Tocabas la guitarra. Gus, seguía como podía el ritmo con su enorme tambor indio. Y todos cantamos. La samba de mi esperanza, la Canción del arriero y un extenso repertorio de temas  infantiles: El mundo al revés. El  brujito de Gulugú,  El jacarandá... nunca tuvieron un auditorio tan selecto y multitudinario: millones de estrellas rutilantes y una inmensa luna de plata,  que parecía que iba a descender  de un momento a otro sobre el agua.

Cuando llevé al pequeño Gus al camarote, tú emocionado, seguías aún mirando el cielo, con un brillo especial en tus ojos : "mamá, cuando sea grande, quiero ser marinero"...
Luego, mientras te dormías, escribí algo para ti.  Así nació, mar adentro, mi primer poema. Pequeño y sencillo como tú. Lo recuerdas?...

Tengo un barco velero / con la quilla ligera /
 y  velas de ilusión.  

En mi barco de vela / surcaré el ancho mar /
con pasaje de estrellas / El viento, el capitán.

Y en lejanos paisajes / de palmeras y sol /
descansaré sin prisa... Y volveré a zarpar.

27 comentarios:

Sneyder C. dijo...

Una belleza de relato en el que los recuerdos mas entrañables se dan cita bajo la noche estrellada junto a la ternura de los niños…

Muy bonito Soco.

Un cálido abrazo

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Bello motivo el que te inspiró tu primer poema... los recuerdos quedaron guardados en cada uno de los versos.

Abrazos.

Chaly Vera dijo...

Una remembranza muy interesante cerrada con un bello poema.

Saludos

P MPilaR dijo...

Ves, memoria mía, cómo no le sirvió ka quilla al barco
"antes de causar zozobra?
¿ves el final confundidi de principio...?
Precioso, Soco
Besos

P MPilaR dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
MARTA N dijo...


Si, precioso relato, precioso primer poema, precioso y entrañable recuerdo.
Eres pura poesía, Soco. T Q.

SIL dijo...

Pequeño y gran poema. Vale la divina paradoja.


Besosybesos.

Ernesto. dijo...

Bonito relato y recuerdo, Soco...

Casi se viven las sensaciones descritas sobre cubierta.

Un gran abrazo.

Lujan Fraix dijo...

Precioso y emotivo como todo lo que escribes. Dejas ver el alma en cada palabra y eso se percibe como magia, como bendito don...
Un beso grande.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Un saludo con cariño desde mi tierra querida, porque un amigo sincero aunque ausente nunca olvida.

Abrazos.

ANÓNIMO II dijo...


Entrañable. Con mi abrazo

MALENA dijo...


Que fácil es sentir, entender y amar la poesía con vos. Llegas al alma.

Gracias por ser como sos.Te quiero.

Malena

TORO SALVAJE dijo...

Es que no puede haber mejor inspiración.

Tierno.

Besos.

FERNANDO dijo...

Así que navegando por El Tigre.
Me imagino que si venís ahora no lo conocerías. Todo un emporio turístico con todos sus inconvenientes...

Me emociona un relato así de entrañable. He vivido todas esas canciones infantiles, ah, y también conservo un enorme tambor indio.


Espero que Pablito recuerde ese tu primer poema. Muchísimos besos.

lichazul alqantar dijo...

de recuerdo en recuerdo
así nos vamos quedando

abrazos

Maria Rosa dijo...


Que bello recuerdo querida Soco. Nos llevaste por un paisaje entrañable de verde y familia. Gracias.

mariarosa

GEMMA dijo...


Un poemita delicioso para un niño que quería ser marinero. Besitos, Soco

SARA dijo...


Yo siempre tarde.Me encantan también tus relatos, es una preciosa vivencia..

Ese hijo tuyo, Pablo ¿no estaba pilotando en el verano el barco turístico Ciudad de San Sebastian?

Un beso grande

María Socorro Luis dijo...


Hola Sara, egun on.

Sí, Pablo estuvo unos años pilotando ese barco.

Y tú, que tal el trabajo? A ver si un día charlamos.

UN abrazo

L MARCELO dijo...


Poderosa e irresistible la llamada del mar. Un relato lleno de encanto y naturalidad y un poema con magia. Besos.

PAUL dijo...

Siempre, feliz de leerte y de saludasrte.

Besos

Amapola Azzul dijo...

ufff¡¡, cuánta ternura.
Un beso.

SARA dijo...


Gracias, Soco. Me encantaría charlar un rato contigo. A partir de la semana que viene tengo vacaciones, te mando correo.

JUAN A dijo...


Un relato-vivencia entrañable y como no, desbordando poesía.

Abrazo tardío

Mertxe dijo...

Me he sentado aquí, a leerte, después de una jornada tan grata como complicada. He vuelto hace un rato, una ducha, un cena ligera y tus poemas. Vengo de más abajo y sigo subiendo hasta el último, pero quería decirte que tu relato me ha ha dado envidia. La envidia de haber estado en ese velero. (Ahora zarpo hacia arriba...)

Ishtar dijo...

Has conseguido llevarme a ese río con olor a mar, bajo las estrellas sobre el mar.
Precioso.

María Socorro Luis dijo...


Muchísimas gracias y muchísimos cariños para todos. Os quiero.