viernes, 10 de diciembre de 2010

EL RELATO DEL MES


LA PAJARITA DE PAPEL


Soy un tipo duro. O casi. Al menos, intento no dejarme llevar por sentimentalismos. Sin embargo, la reacción del niño al acercar mi mano para acariciarlo, me dejó el corazón encogido, completamente arrugado. Fue un gesto instintivo, de autodefensa, el movimiento del bracito para intentar cubrir su rostro asustado... Parecía un animalito acorralado.

Lo habían abandonado la noche anterior, en los escalones de la entrada del Hospital donde trabajo.
Apenas se movía. Apenas respiraba. Solamente un leve quejido salía de su boca. Y en todo su cuerpo, había señales evidentes, de haber sufrido un brutal castigo. Tendría, tal vez , poco más de un año, el pelo casi rojizo y su ropa estaba limpia, así como la mantita que lo envolvía.

En la primera exploración descubrimos alguna costilla hundida, grandes hematomas en el pecho y en los muslos, la nariz y los labios hinchados... Pero lo que más impresionó a todos, fueron sus ojos grandes, huidizos y asustados, que miraban sin expresión a todas partes, sin detenerse en ninguna.

Curamos sus heridas y poco a podo se fue recuperando físicamente. Pero permanecía insensible a toda muestra de afecto. No aceptaba caricias, alimentos ni juguetes... No sonreía ni hablaba ¿sabría hacerlo?, nos preguntábamos angustiados. Era como un muñeco, sin alma...

Aquella tarde, la doctora Dupont, le trajo una caja de golosinas. Intentó que cogiera una en su mano: inútil. Tampoco consiguió que le sonriera o que despegara los labios.

Casi de forma inconsciente, cogí el papel amarillo brillante, que había envuelto la caja y que estaba sobre la cama. Era un cuadrado perfecto y maquinalmente comencé a plegarlo en cuadrados menores. Mientras lo hacía, noté que sus ojos seguían el movimiento de mis dedos, con una cierta atención. Ilusionado seguí doblando, hasta completar una hermosa pajarita y se la ofrecí con mi mejor sonrisa suplicante... Y entonces, por primera vez, alargó la manita para cogerla, mientras una hermosa y tímida sonrisa iluminaba sus ojos, hasta entonces inexpresivos... Fue el primer paso. La pajarita de papel amarillo, lo había conseguido.


Han pasado cinco años. Iván es ahora, un muchachito simpático y maravilloso. Y es el mayor de mis tres hijos.
Algún día tendré que explicarle, qué hace esa pajarita de brillante papel amarillo, en la primera página de su album de fotos.

32 comentarios:

SIL dijo...

Origami de esperanza.
Caricia impecerptible,
sanadora danza.
Alas inventadas para despegar del suelo,
rayo de luz que avanza, avanza,
y toca el cielo.

Un relato tan bello, que cualquier colofón sobra.

Besos mil


SIL

SIL dijo...

Fe de erratas: imperceptible.

Malen dijo...

Una ternura de las tuyas.

Desgraciadamente ocurre, no siempre es ficción.
Abrazotes. Malen

ana dijo...

Iván ha conseguido sonreír, muchos no lo consiguen nunca

precioso escrito

abrazos

Gustavo dijo...

BELLO Y ESPERANZADOR. QUIERO UNA PAJARITA, LA BUSCO Y...
SOCO, CUANTO DAS. ABRAZO.

Leonel dijo...

Logras conmoverme con tus poemas y tus relatos en un modo visceral, sin soluciones posibles que no sean desahogar mi conmoción en una lágrima.
Cuanta ternura Soco. gracias por regalárnoslo.
Un beso y un abrazo.
Leo

virgi dijo...

Una esperanza cierta esperaba volar en esas alas. Despegó con dificultad, ahora vuela, planea y disfruta del viento en su cuerpo.
Y del sol que tú nos traes, aún antes de amanecer, querida Soco.
Qué cielo eres.

santiago dijo...

amiga mia un bello relato.
Un abrazo y un placer saludarte

Migli2007 dijo...

Con qué dulzura relatas un hecho que se repite, desgraciadamente, más a menudo del que queremos. Con dobleces de Origami y manos sanadoras, has logrado una sonrisa en un niño golpeado por la vida. La emoción que transmite es de las grandes. Hermosísimo. Abrazos miles.

Mertxe dijo...

Magnífico, amiga, magnífico desarrollo y soberbio desenlace.

Gracias, Soco.

SUSANA dijo...

Qué bonito relato, lo he visto todo golpeado y lo he visto sonriendo con una pajarita de papel en la manita.
Sensibilidad y ternura que sabes trasmitir en todos tus escritos.

Abrazo porteño

ADELFA MARTIN dijo...

¡Vaya mujer! ¡quien te ha dado permiso para hacerme llorar?

La violencia me afecta en general, pero la violencia contra los niños me mata...Eres un sol...

muchísimos abrazos

Claudia dijo...

Siento el final de tu cuento como si fuesen tus manos acariciando mi alma.
Gracias por tu ternura. Besos.
Claudia

ufff43 -Luisa Navarrete dijo...

olé por esa pajarita y por ese final que todos debieran tener.... desgraciadamente en este mundo faltan pajaritas y corazones como el tuyo que nos devuelven con este relato la esperanza envuelta en ternura.

Besicos míos y Muxus de los tuyos

beker dijo...

Tan tierna y delicada como este atardecer, tan esperanzadora como una balsa a la orilla del pantano, tan tuya... Besos

JOSELU dijo...

Bonito relato lleno de ternura y poesía.
Por desgracia creíble.

Siempre gracias. Joselu

Marta N dijo...

Esperanza envuelta en ternura como dice Luisa. Bellísimo.

Marta

Luisa Arellano dijo...

La paz por medio de una pajarita de papel, para alguien que no la conocía.

Bellísima historia, Soco, que nos recuerda para nuestra vergüenza que el maltrato es real muchísimas veces y que pocas tiene un bello colofón.

Besos.

Juanma dijo...

Madre mía, Soco, qué relato tan especial, tan absolutamente bello y lleno de magia. Qué forma de solucionar algo tan triste en su principio y feliz en su final, en su desarrollo...

Besos, de los cuatro.

PIEL ROJA dijo...

Por mi profesión, he pasado varias veces por situaciones similares. Desgraciadamente no siempre tan felizmente resueltas...

Precioso relato, absolutamente creible, aderezado con la magia y la ternura de tu alma.

Un abrazo. Osvaldo

Rosa María dijo...

La verdad, que cuanto puede quedar prendado de un trozo de papel hecho pajarita: Yo, guardo una con olor a éter, esperanzas y miedos... Una persona que me llenó y me sigue manando mis alforjas de amor, en el día que me han operado, en esos momentos de incertidumbre y espera que me tenían postrada en la camilla de un quirófano en manos de Dios y la de los cirujanos... hizo una pequeña pajarita y cuando después de un tiempo me trasladaron a mi habitación del hospital, ese trocito de papel con forma de pajarita me esperaba en la mesilla con las alas posadas firmemente a la vida. Gracias amiga Soco, por recordar un momento que tenía en otra esfera y hoy me llenó de tanto...
Biquiños,
Rosa María

INÉS dijo...

No sé que decir, profe. Solo que ha sentido ganas de llorar mirando a mis niños, jugar felices...

Un abrazo grande de domingo. Inés

poemas de rubén dijo...

Una pajarita, un avión un barco.De una hoja de papel sale la magia.El mejor juguete.Lo sabré yo.
Besos

José María Alloza dijo...

Eres un sol, que escribas relatos o poesías, la dulzura se desprende de cada letra. Besos.

Laura Caro dijo...

Me has emocionado, Soco.
¡Cuántas infancias robadas no tienen tan bonito final!
Me estremece.
Un abrazo muy grande, Soco.

FERNANDO dijo...

Una pajarita de papel que devuelve a un niño la ilusión y la alegría.

Un relato maravilloso y mágico. Y tu alma de poeta.

Anónimo dijo...

Una bonita historia con un final mágico pero creible. Muy tuya.

Muxus

Amante de la poesía dijo...

Feliz final para una tiste historia. Tiembla el corazón pensar que se puede maltratar a un niño, pero ocurre.

Un abrazo.

ARO dijo...

Triste y precioso relato. Nunca se puede entender que a un niño (¡de un año!) se le pueda maltratar. No sé si la historia es real o imaginaria, pero aún imaginaria duele igualmente, porque en la realidad hay historias parecidas.

Cris Gª. Barreto dijo...

Estimada María Socorro:

Un sobrecogedor relato, lo he vivido intensamente.
Sabemos que la caridad bien entendida empieza por uno mismo y la esperanza es que nunca acabe donde empezó. La alegría de que ese niño maltratado fuese finalmente adoptado y querido, es lo más importante.

No sé si tu relato parte y finaliza en total ficción o has escrito sobre algo que sucedió así en cierta forma. Pues por desgracia estos casos se dan, en algunos es inevitable la muerte del infante.

Un placer leerte.
Te felicito porque llegar al lector y estremecerle es lo máximo para el escritor. Al menos, así es como lo siento.

Recibe un abrazo.
Cris.

SARA dijo...

Tiene razón Cris, llegar, emocionar, estremecer, eso haces con tus poemas y con tus relatos.

Enhorabuena. Me gustaron los dos, ayer en el Altxerri.

María Socorro Luis dijo...

Gracias a todos por pasar a leerme y dejarme vuestro afecto.

Muchos besos.