sábado, 12 de septiembre de 2015

Soledad



Duerme la tarde,
en los brazos
del ombú de la plaza.
De las cornisas
exhaustas de intemperie,
gotea soledad.

-Se inquieta el viento-

El tiempo sin medida
resbala por la casa.
Y un hombre solitario,
tirado en el sofá,
entretiene obstinado
una copa vacía.

-Despojado devocesylatidos.
Despojado de pájaros
en sus ojos
deazuldesposeído-

Grita fuerte el silencio.

Una cama deshecha,
ventanas sin malvones.
Sonrisas infantiles repartidas
por todos las paredes.

Una litografía
de una escena campestre

...Y el teléfono mudo
tan frío como nieve.

23 comentarios:

Amapola Azzul dijo...

El viento se inquieta a veces igual que las almas.
Un beso.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Así estoy en esta tarde fría... completamente sólo, música bajita y una copa en la mano tratando de escribir algún renglón.

Abrazos

Maria Rosa dijo...



¡Ay esos hijos que no llaman y se olvidan de sus mayores!!

A pesar del dolor que refleja la poesía, es una belleza.

mariarosa

INÉS dijo...

Preciosos versos a la soledad. Te dejo con mi cariño mi abrazo del sábado. Besitos, prefe.

lichazul alqantar dijo...

somos seres de piel y de contactos y tactos
la telepatía no se nos da

la soledad puede ser un remanso pero también una tortura

abrazos y buen fin de semana Soco

TORO SALVAJE dijo...

Esos teléfonos mudos que dan fe de nuestra inexistencia real.

Besos.

PILAR dijo...


La inagen del teléfono mudo, sugiere una soledad dolorosa e impuesta. Gran poema.

Un gusto siempre.

ANÓNIMO II dijo...


Me sugiere una historia muy triste.
Esas sonrisas infantiles...

Buen Domingo, poeta

Fina Tizón dijo...

Un escalofrío salpica tus letras. Como siempre, excelente
Feliz inicio de semana
Fina

MARICARMEN dijo...

Desolador esperar una llamada que no llega. Bello y triste poema. Dos besos

Tesa Medina dijo...

Me gusta estar sola, me llevo bien con la soledad elegida, porque sé que puedo habitarla cuando quiera, pero la soledad impuesta... esa no solo desbarata el corazón sino que desordena la mente y te incapacita para ejercer de vivo. Te aplasta.

Como siempre, me confieso fan de tus versos. Maravilla, Soco.

Ah, a Vivian le encantaron tus escuetos comentarios en mi blog y nos reímos juntas.

Un beso, poeta.

MARTA N dijo...

Grita fuerte el silencio, cuando la soledad duele. Así es, gracias, poeta

SARA dijo...


Siempre hay emoción en tu poesía, siempre belleza y sentimiento.

Buenas noches. Con cariño

P MPilaR dijo...

cuando todo calla
porque enmudece
solo se desprende ternura ,
que suena a silencio..

Idoia dijo...

Kaixo, Soco. Siempre es un placer acercarse a tu txoko. Musu

PIEL ROJA dijo...

Mi café y tu poema, como tantas veces. Abrazo

Sneyder C. dijo...

Hola Soco, se que cuando vengo a visitarte voy a encontrarme con tus maravillosas letras. Me alegra volver a leerte.
Que dura puede ser la soledad…

Un inmenso y cálido abrazo amiga.

Taty Cascada dijo...

No nacimos para estar solos. Nacimos para entregarnos y apoyarnos el uno al otro. La piel necesita el roce constante. Somos seres de amor.
Abrazos querida Soco. Bello poema poeta.

GRACIELA L dijo...


Con mi cariño y admiración de siempre, querida poeta.

SIL dijo...

Tan mudo mi teléfono, que inquietaría al viento.


Más besos.

danilita21 dijo...

Hay un torbellino a punto de salir a la superficie. Solo queda esperar.

Dulce tarde Soco.

María Socorro Luis dijo...

Abrazos de agradecimiento para todos.

que seais felices.

Manuel J. Gonzalo dijo...

Me encanta tu poema, esa soledad que nos atrapa a veces elegida a veces casi impuesta, ayer publiqué una parecida en mi blog, ¿puedes echarla un vistazo y decirme que te parece?.
Gracias por seguir contando palabras que hacen sentir tanto.
Saludos!

http://sientoluegoexisto2929.blogspot.com.es/2015/10/el-alma-al-despido.html