martes, 21 de abril de 2009

DONOSTI, JULIO, JAZZ...



Un banco en el Paseo Nuevo. La tarde de julio, suspendida en un mar quieto. Tú. Mis manos y las tuyas. Cada tanto, tus labios rozan mis párpados...
Hablamos. Hablamos de mil cosas: alegres, intranscendentes, tristes, definitivas... A cada rato te interrumpo:
Anda, dime algo.
Que te quiero mucho, mucho, mu...
¿ Tanto ?
Mucho más...
Fíjate en esa nube. Parece la silueta de un castillo medieval. Y esa otra, una paloma. Y aquella...

Airosos veleros cortan el espejo azul, empujados por la brisa. Otros, desdibujadoss por la distancia, arrastran la mirada mar adentro. Sobre la ladera de los montes, los caseríos parecen pinceladas de un cuadro impresionista...

El tiempo se ha detenido. El atardecer sueña ya con su traje de noche...
Anda, dime algo.
Que te quiero mucho, mucho...

Poco a poco, la ciudad empieza a brillar como un montón de estrellas, que se hubieran caído.
Y de pronto, estalla la noche. Donosti estalla en color y en cadencias.
Estalla la música. Corcheas y fusas, blancas y negras... saltan al espacio y lo incendian con el fuego de la improvisación. Tintinean juguetones los acordes del piano. Y el profundo y desgarrado lamento del saxo, escapa libre por las líneas del pentagrama y se va a colgar de las olas, de los picos de las estrellas, del cuerno plateado de la luna...

Anda, dime algo...

27 comentarios:

Susana dijo...

Una escena romántica en un marco precioso.

Hermoso post, te felicito una vez más.

Gustavo A dijo...

Gracias por complacerme con un texto tan hermoso. Sin duda, poesía.

Sos muy amable.

Gus

José Ignacio dijo...

Bajábamos las escaleras del "acuarium" contemplando miles de estrellas luminosas enmarcando la mágica bahía. Desde la izquierda nos envolvió un salado aroma de anchoas asadas, redes y barcos de altura.
Atravesamos el arco de la antigua muralla y nos confundimos entre las filas desordenadas que venían, iban, entraban y salían sin rumbo fijo por las estrechas calles del casco viejo.
En aquel momento, no antes, te dije:
¿Vamos a la plaza de la Trinidad?
Juntos de la mano nos emborrachábamos con la seductora y pura improvisación musical que desde hace tiempo anuda nuestros estómagos, cada año, justo entrando en el verano.
Anda, Soco, ¿te acuerdas?.

impersonem dijo...

Buena música y buen momento el que describes...

Besos.

lunaazul dijo...

Que bien escribes María, que bonito lo haces. Un atarceder realmente maravilloso.

Besos.

Mikel dijo...

Desde Bilbo, gracias por regalarnos el placer de leerte. Muxu bat

Montse Oleart dijo...

El lujo es tenerte de lectora, gracias por visitarme y por regalarme tan hermosas palabras.
Tú también destilas poesía en cada palabra.
Besos.

Graciela L dijo...

Escribís tan lindo...
Vivís rodeada de música y poesía. Sos afortunada.

Besos dede el otoño.

Osvaldo dijo...

Muy hermosa y poética tu prosa, poeta.

Desde esta tierra austral, un abrazo.

María Socorro Luis dijo...

SUSANA:
Gracias por llegarte. Te espero siempre.

GUSTAVO:
Me encantó hacerlo, de verdad. Era un texto guardado en un cajón desde hace un tiempo.

JOSE IGNACIO:
Me ha sorprendido tu entrada espontánea en el juego de la ficción.
¿ Seguimos jugando?...

"... Y después del concierto de La Trinidad, te hace una copa en el Altxerri ?
Anda, Jose Ignacio, dime que sí..."

IMPERSONEM:
Música y poesía, esas viejas amigas...

LUNAAZUL:
me halaga que te guste.
Gracias.

MIKEL:
Hasta Bilbo, otro muxu.

MONTSE:
Un placer conocerte. ¿ nos seguimos viendo?

GRACIELA:
Lo soy también por vuestro cariño.

Otro hasta esa tierra austral, para mi tan querida.

María Socorro Luis dijo...

La última respuesta es para Osvaldo. Perdona,che.Mi incurable despiste...

marisa dijo...

Vaya soco, qué bella estampa impresionista. Y esa música sonando...Precioso.Besos

Fernando dijo...

Me gustaría conocer ese lugar maravilloso, que tan bien, tú llenas de poesía...

Mertxe dijo...

José Ignacio y Soco... ¿puedo acompañaros?

María Socorro Luis dijo...

MARISA:
Grecias por verlo aśi. Te quiero.

FERNANDO:
Pues ya sabes, un viajecito y no te arrepentirás.

MERTXE:
Me encantaría, Mertxe. ¿ Y tú que dices JOse Ignacio ?...
Anda, di tambien que sí.

Rayuela dijo...

Hermoso relato, la lectura fluye en colores y sonidos.Personajes y paisaje son protagonistas.
Muy bello, realmente!

Te dejo un beso!

El Aviador Capotado dijo...

Hola María: Te dejo este comentario, probablemente lo conozcas. Eres muy buena poeta, creo que te pude interesar.

“La imagen te enseña la situación. La palabra tiene que describirla, comprenderla y comunicarla. Ninguna palabra es en sí poética. Lo que la hace poética es la palabra que está al lado “.
(Saramago)

Saludos

Piel Roja dijo...

Fiel a mi cita, para pasar un rato agradable.

poemas de ruben dijo...

Parece una tarde soñada más que vivida o es una tarde vivida y mil veces soñada?

Leznari dijo...

Yo también te digo algo Soco...
Te quiero mi querida amiga Bloguera, eres especial.
Como siempre...me quito el sombrro ante tus post.
Un beso.
LEZ

Maya dijo...

Aplausos y besos.

Carlos A dijo...

Mio también un aplauso sincero.

Rio Oria dijo...

Nada mas ni nada menos que Donosti y en pleno julio, jazz ...... Si ya siempre he pensado que es la ciudad mas bonita no te digo nada esos dias o los de la semana grande con sus fuegos en la Concha. En fin incomparable.
Besos. Olalla.

ade dijo...

- Un hermoso paisaje con coloridas palabras, hermoso tealmente Soco. Besitos. Ade

José Ignacio dijo...

La ficción desde el momento en que se imagina ya es parte de la realidad. Sigo:
"Contagiados de ritmo, melodía y público buscamos el reposo de los sentidos. Nada mejor que dejar atrás la iglesia de Santa María y enfocar hacia la avenida; brindamos por Donosti, la música sin olvidarnos de nosotros. Sin darnos cuenta la conversación nos acerco al amanecer. "
Soco yo creo que no ha quedado mal la jornada ¿eh?
Un beso

María Socorro Luis dijo...

Sí, Jose Ignacio. Una jornada muy agradanble. Sólo que me olvidé de darte las gracias por tu compañía..
Hasta pronto.

José Ignacio dijo...

No se merecen.
Nos vemos en Donosti.