sábado, 27 de diciembre de 2014

Intento



Mañana de diciembre
en duermevela.
Entre golpes del viento
en los alisos,
había entresoñado
un hermoso poema.
- novedosas imágenes,
y ritmo alojazztangodePiazzolla -

Ya despierta
recordaba sus versos uno a uno
y decidí escribirlo.
Pero antes - pensé -
prepararé el café, las tostadas,
el zumo,
tres vasos de tibio colacao
y despertaré a mis personitas.

Como empezaba mi poema?...

Los niños discuten:
uno quiere jugar alveoveo,
otro mirar la tele
y el mas chico prefiere dibujar:
mamá, como son las cigüeñas?
los tejados los pinto color negro?

- desde el pasillo,
la voz del hombredemivida:
me alcanzas la camisa,
por favor? -

Miro el jardín con la esperanza
de recordar algo de mi poema
que se me va escapandolentamente,
por caminos inciertos.

Un zumo se va sobre la mesa
y el pintor grita:
se ha estropeado mi dibujo,
ven a consolarme, mami...

Y yo pienso:
A quien importa mi poema?

jueves, 18 de diciembre de 2014

Espíritu navideño


"Noche de paz.
Noche de amor"...

Frente a estos versos
que inundan estos días
este mundo nuestro,
pongo esos otros versos
de un trágico poema
de los niños Yoruba:
          
"Llamamos a los vivos
pero no nos responden".

Frente a los niños
con ilusiones
y sueños cumplidos,
abrigaditos
y bien alimentados,
pongo losmillonesdeniños
que andan por ahí

castigados
por el hambre y el frío.

Niños de las guerras
y de las crisis, inventadas
pormentesdesquiciadas,

en este mundo 
de adultos sordos,
que solo saben responder
con cánticos gregorianos
de imposibles paraísos.

Y pregunto:

Por qué, el tan repetido
espíritu navideño,
no se puede vivir todos los días?

Por qué "noche de paz,
noche de amor",
no puede ser todas las noches?...

domingo, 14 de diciembre de 2014

Se necesitan poetas



Se necesitan poetas
que amen a morir la poesía
por encima del premio,
del aplauso
y del brillo de las editoriales.

Se necesitan poetas,
que sepan
el idioma de los pájaros.
el de la selva,
y el de los marginados...

Hablo de esos poetas
rojovozyespada
de los tiempos
sin pan y sin remedio.

que limpien la palabra
y la eleven
al amor y al abrazo solidario.

Que vivan
el clamor de lo rebelde.

Que se den.
Que ardan.

Que se  abran
como flores silvestres
por la ruta solitaria del poema.